Pregunta: ¿Por qué se añade: “que estás en los cielos”? 
Respuesta: A fin de que no tengamos ninguna idea terrestre de la majestad celestial de Dios (a), y para que esperemos de su omnipotencia lo que necesitamos para nuestro cuerpo y nuestra alma (b).
Versículos de apoyo: (a) Jeremías 23:23, 24; Hechos 17:24, 25, 27. (b) Romanos 10:12.

No sé si alguna vez hayas jugado a asociar palabras. En este juego, una persona dice una palabra y tú le contestas con lo primero que se te venga a la mente, con palabras que hayas relacionado con lo que la persona dijo. A veces el corazón nos traiciona, y si bajamos la guardia, las palabras que emitimos muestran nuestros dolores, sentimientos e ideas que tenemos sobre algo, muchas veces sin siquiera estar conscientes de ellos. Cuando decimos “Padre nuestro que estás en los cielos”, es posible que tengamos ideas confusas.  En el Padrenuestro, Jesús nos desafía a ver que Dios es diferente; a ver la naturaleza radical de nuestro Padre celestial que nos llena de asombro y pazcuando nos acercamos a Él en oración. ¡Veamos qué quiere decir Jesús con “en los cielos” mientras estudiamos la pregunta 120 del Catecismo de Heidelberg!

Uno de los mejores libros que he leído sobre el Cielo es “Heaven” de Randy Alcorn.  Con una sistematización extraordinaria, Alcorn nos comparte una gran imagen del Cielo según la Biblia. La Palabra de Dios nos da numerosas e increíbles imágenes de este paraíso. El Cielo es un lugar donde mora la presencia de Dios.  Toda su gloria, esplendor y majestad están ahí (Ap 21:11). En el Cielo todo se restaura, y en ese precioso lugar se encuentra el árbol de la vida (Ap 22: 1-2). El Cielo es un lugar donde no habrá más lágrimas, ni dolor ni pena (Ap 21: 4).  En este lugar increíble habita Dios, el Todopoderoso, el Creador, el que está a cargo. 

Pero, ¿quién exactamente es Dios?  Comencemos con que Diosexiste: Él es. Dios es evidente, independiente y autosuficiente. Él existe fuera de su creación (Sal 97: 9), pero está involucrado en ella; y toda su creación testifica acerca de Él. Dios también es soberano; Él tiene el control, la autoridad y hace que todo suceda (Is 44:24). Dios es todopoderoso, el que todo lo ve, el gran Yo Soy. Él es eterno e inmutable, confiable y justo, perfecto, único y omnipotente. Además, Dios es santo, amable y bueno. ¿Crees que solo esto? ¡No! También, Dios es abundado en misericordia y amor, paciente, glorioso y siempre presente¡Él es mucho más grande que nosotras! Nuestra mente limitada no puede comprenderlo en su totalidad. Sin embargo, a través de la Biblia, podemos vislumbrar su majestad, de esta forma, somos incapaces de encajonarlo y creer que es como uno de nosotros.  Cuando oramos a nuestro Padre celestial, siendo conscientes de quién es Dios, nuestra imaginación y comprensión se extienden al punto de afianzar nuestra confianza en Él. 

No sé qué pensamientos o ideas asocies con las palabras “padre” y “cielo”, pero Cristo te reta a entender que Dios, tu Padre celestial, no es de este mundo, no es como tú.  Él es tan diferente y tan bueno, que la concepción que tienes de un mal padre terrenal no debe influir en la percepción que tienes de Él. La realidad, hermana, es que un gran padre terrenal no debería ser sino una vaga sombra de nuestro Dios.  Así que, hermana, cuando oramos el Padrenuestro, lo primero que Cristo hace es arraigarnos en el hecho del poder y el amor majestuoso de Dios para que, al acercarnos al trono de gracia, podamos hacerlo con confianza, pues estamos en su presencia.

Para finalizar esta enseñanza, quiero pedirte que revises tu Biblia y comiences una lista de los atributos de Dios, de sus características. Así, cada vez que te abrumen los problemas de la vida, leas esta lista y recuerdes quién es Jesús, quién es tu Padre. Que las preconcepciones que tienes de “padre” y “cielo” no intervengan en la realidad de Dios para que tu conocimiento y confianza en aquel que está en los cielos aumente. 

___ 
¡Bendiciones!
Reformadas.com

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!