El siguiente artículo que Dios usa para revelar la condición de nuestro corazón es el dinero. Jesus a menudo hablo del dinero. De las 38 parábolas 16 están relacionadas con el dinero y en la Biblia entera hay aprox. 2000 versos relacionados con el dinero en comparación de 500 versiculos relacionados con la oración. El dinero importa, porque la manera en que lo invertimos y gastamos revela mucho sobre nuestro corazón. En Malaquías 3: 8 Dios acusa a Israel de robarle. Una vez más, la respuesta de los hombres es “¿Cuando te robamos?”. “¿El hombre robará a Dios? Sin embargo, me estás robando. Pero tú dices: ‘¿Cómo te hemos robado?’ En tus diezmos y contribuciones “. La respuesta de Israel destaca su fallido entendimiento de pecado. Su respuesta también muestra una falta de comprensión porque hemos visto que le habían robado a Dios Su gloria, Su devoción, Sus sacrificios, etc. Ahora Dios le dice a Israel que el no darle el diezmo es robo hacia Dios. Las implicaciones de su infidelidad en esta área significaban devastacion. Implicaba que los Levitas que estaban encargados de estudiar La Torah y recordarle al pueblo de Israel acerca de Dios y Su ley, eran obligados a trabajar en otros lugares para que pudieran mantener a sus familias y por lo tanto el tiempo para preparar las enseñanzas era cada vez menor. Con esto, la sociedad sufria perdida. También significaba que sin una sólida enseñanza Bíblica, el corazon de la nación seguia la idolatría de sus vecinos de alrededor. También significaba que a medida que la idolatría se hacía más frecuente, los líderes navegaban la vida sin Dios y cometían errores graves que los conducían a terribles derrotas. También significaba que debido a las penurias como consecuencia de su infidelidad, el corazón de la nación se endurecía hasta el punto de que pensaban que servir a Dios era inútil. Por último, no dar diezmos completos también significaba que no había dinero para el mantenimiento el Templo de Dios por lo que el edificio tenia cuarteaduras. “Estás maldito con una maldición, porque me estás robando.” (Malaquías 3: 8) Las consecuencias de su infidelidad al diezmar era, en efecto, devastadoras.

Sin embargo, Dios no los deja en la desesperación de su infidelidad, sino que da una invitación única. “Traiga el diezmo lleno en el almacén, para que pueda haber comida en mi casa. Y así me pongo a prueba, dice Jehová de los ejércitos, si no os abro las ventanas de los cielos y derrama sobre vosotros bendición hasta que no haya más necesidad. Yo reprenderé al devorador por ti, para que no destruya los frutos de tu tierra, y tu vid en el campo no dejará de llevar, dice el Señor de los ejércitos. Entonces todas las naciones os llamarán benditos, porque seréis tierra de gozo, dice Jehová de los ejércitos. (Malaquías 3:12)

Dios les dice que se vuelvan a Él en fe y que lo sirvan primero trayendo su diezmo completo. Esto significaba confiar plenamente en El y darle dinero primero a El. Esto significaba que aunque sus ingresos mensuales de gasto se redujeran en un 10%, confiarian en Dios. Dios entendia su reticencia a obedecer, así que Él les dice que le pongan a prueba. Si escogian confiar en Dios con su dinero, Él derramaría Su bendición sobre ellos. Él restauraría su tierra, su sustento y al hacer eso otros los llamaría benditos y Él recibiría la gloria.

Hoy en dia, ¿dónde estamos como iglesia en respecto a nuestro diezmo? Según la revista Relevant, el 10-25% de una congregación diezma y los cristianos dan aproximadamente 2,5% per cápita. Durante la Gran Depresión los cristianos daban un 3,3%. Estamos parcialmente diezmando. Estamos robandole a Dios de la plenitud de los diezmos. Nuestros corazones realmente no ven los beneficios de dar el 10% a nuestras iglesias y debido a esto vemos que la enseñanza Bíblica esta siendo diluida y que la iglesia se está convirtiendo (o al menos tratando de llegar a ser) más entretenida para atraer mas gente en la esperanza de recibir algo de dinero. Vemos a nuestros pastores fieles obligados a trabajar fuera de la iglesia para poder mantener a sus familias. Vemos muchas iglesias fieles obligadas a cerrar sus puertas. Y finalmente vemos el impacto en nuestras sociedades con poco o ningún respeto por Dios y un montón de egoísmo, miedo y de caos. Las consecuencias de nuestra infidelidad al diezmar sigue siendo, en efecto, devastadoras.

Sé que la economía global va de mal en peor. Sé que la inflación ha hecho que los precios suban. Sé que en general la economía familiar es cada vez mas precaria. Sé que diezmar parece imposible, porque nos sentimos ahogados. Pero yo también sé que Dios es el dueño de todo (Salmo 89), sé que Dios nos ha dado todo, incluyendo nuestro dinero (Job 41:11), sé que Dios nos permite cosechar abundantemente cuando damos libremente (2. Cor 9: 6-7) y sé que incluso al dar nuestro pequeño diezmo Dios es glorificado (Marcos 12: 41-44). Dios entiende tu situación economica. Dios conoce tus finanzas. Él conoce tu corazón. Lo que El nos pide hoy es confiar en Él y regresar a Él con nuestro dinero. ¿Confiarás en él y diezmará sesta semana?


Soli Deo Gloria! #cautivadaenSugracia

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply