No sé de qué tradición religiosa vengas. Tal vez de una en la que las normas son estrictas y debas seguirlas o, de lo contrario, sufrirás consecuencias terribles. Quizás tu entorno sea de tendencia espiritista y estés involucrada en rituales para manipular a los espíritus buenos o malos. Posiblemente, tus creencias tengan un poco de cada una o, tal vez, de ninguna. En este libro veremos a los miembros de la iglesia de Colosas situados entre estas dos cosmovisiones que, con el paso del tiempo, comenzaron a influir en su comprensión del cristianismo. ¡Comencemos este increíble estudio Colosenses y descubramos el giro que esta carta puede dar a nuestras vidas y a la manera de entender el mundo!

Pablo escribió esta carta para una iglesia que no conocía personalmente, la de los colosenses. Esta congregación estaba ubicada en una ciudad bajo un fuerte influjo del paganismo romano y la tradición judía. Colosas, como tal, contaba con una población pequeña que no era conocida por nada en específico. Todos tenían una vida común y corriente. Adentrémonos en la historia y conozcamos el motivo por el cual Pablo les escribió esta carta sin siquiera conocerlos.

La iglesia de Colosas comenzó por un hombre llamado Epafras. Cuando Pablo estuvo en la cárcel, él fue a visitarlo para ponerlo al tanto sobre la situación de los colosenses. A pesar de que la mayor parte del informe fue alentador, a Pablo le preocupó el impacto que el paganismo y las costumbres judías estaban teniendo sobre ellos. Ellos necesitaban recordar la suficiencia de Cristo, que su sangre puede transformar cada aspecto de sus vidas, y que no era necesario vivir con temor a espíritus ni a las normas religiosas, pues Jesús los había hecho libres.

Al inicio, Pablo le agradeció a Dios la fidelidad de este pueblo. Después, le pidió que les diera comprensión espiritual sobre Jesús. Más adelante, continuó enseñándoles cómo obtener sabiduría a través de la exaltación a Cristo. Señaló el hecho de que Jesús es Dios en la carne, que es el Rey; que Él era en el principio y que todas las cosas fueron creadas por medio de Él y para Él.

Es importante recordar y reconocer quién es Dios. Pablo lo hizo para aclararles que Jesús no era un ángel. Existen algunas filosofías, como la de los Testigos de Jehová, que han intentado explicar que Jesús fue creado, pero no es así. Pablo buscaba que entendieran que Cristo era la cabeza de un nuevo cuerpo (la iglesia), y que Él habitaba en ellos. No solo eso, sino que, por la vida, muerte y resurrección de Cristo fueron redimidos y ya eran irreprensibles, por lo que podían vivir proclamando esta esperanza. Pablo les recordó que Cristo es y siempre ha sido supremo desde la creación y en la redención.

Quizás estés cansada de escuchar lo mismo y no tener idea de cómo aplicar estas verdades. Pablo supo cómo hacerlo y puso su vida como ejemplo. Él sabía que predicar el Evangelio mientras estaba en la cárcel implicaría sufrimiento, pero más seguro estaba de que el dolor no sería en vano. Entendió que él mismo era parte de la imagen de la redención y de la transformación que sucede a través de Cristo. Además, tenía la certeza de que Dios estaba usando su aprehensión para hacer crecer su reino, y que este proceso lo perfeccionaría en Cristo. Servir a Jesús y proclamar la Palabra sobre cualquier dificultad o sufrimiento nos da esperanza sobre cualquier dificultad (Col 1:27).

Después, Pablo trató con los colosenses uno de los problemas que Epafras le mencionó: la iglesia estaba escuchando herejías (enseñanzas falsas). A este grupo de mentiras se les conoce La herejía colosense. Se divide prácticamente en dos: una, las influencias místicas paganas; y dos, las influencias de la tradición judía.

En cuanto al paganismo, los colosenses estaban rodeados de dioses falsos que probablemente habían adorado en algún momento de su vida. Los santos que se adoran en América Latina son una referencia similar a lo que sucedía en Colosas. Para todo tenían una deidad. A Hermes para el dinero, a Afrodita para atraer sexo o conseguir novio, otro dios para los músicos, y así para casi todo. Este trasfondo hizo que vieran a Jesús como un dios más al que adorarían según sus necesidades. Dependían de sus deidades para alcanzar sus deseos. Sus vidas estaban completamente manipuladas.

Adoraban también elementos físicos como la tierra, el fuego, el viento y el agua. Se suponía que tenían poderes místicos que los protegerían de las deidades. Muy similar a las piedras de cuarzo o a los amuletos que te protegen contra el mal de ojo o ese tipo de creencias. A esto Pablo le llamó principios básicos de este mundo (lo encontrarás en Colosenses 2:8).

Por último, adoraban a los ángeles (Col 2:18). Estas criaturas no eran vistas como espíritus ministrantes como explica la Biblia (Heb 1:14), sino como dioses. Los colosenses vivían en constante angustia, pues temían que los espíritus o ánimas controlaran su destino. Por supuesto que todo era mentira. El diablo ya no tenía poder sobre ellos. Debido a estas ideas, los cristianos adoraban a Jesús con un extraño sincretismo de paganismo.

Por otro lado, nos encontramos con la influencia de la tradición judía, la cual los llenaba de culpa y los hacía pensar que necesitaban seguir estrictamente las leyes judías (circuncisión, dieta y demás) para ser cristianos completos. En Gálatas vimos una situación muy similar. Al igual que el paganismo, estos pensamientos comenzaron a mezclarse con las verdades cristianas. Aunque sabían que la salvación se obtiene por gracia a través de la fe en Cristo, comenzaron a creer que, si no seguían al pie de la letra las leyes, la perderían. Pablo llamó a los colosenses a resistir estas influencias recordándoles la suficiencia de Cristo. Enfatizó el hecho de que Jesús es superior a cualquier espíritu y elemento. Dios siempre ha tenido victoria sobre poderes y autoridades (Col 2:15).

Recordemos que la Biblia dice que, aunque hay espíritus malignos que tienen lealtad a Satanás, él, que es el más poderoso de estos ángeles malvados, es una criatura y no puede hacer nada sin el permiso de Dios. Satanás no lo sabe todo, ni es todopoderoso, ni puede estar en todas partes al mismo tiempo. Él es malo y detesta a Cristo, pero es una mera criatura. Además, a través de la muerte y resurrección de Jesús, Dios demostró su poder sobre el mal. Como cristianos, debemos ser conscientes del poder maligno que existe en el mundo, pero siempre recordando que su durabilidad no será eterna ni que es superior al poder de Dios. Debido a Cristo no vivimos con temor, sino victoriosos porque nuestro Señor y Rey es más poderoso que nada.

En cuestión a la salvación, Pablo hizo hincapié en el objetivo de la ley. La ley fue dada para mostrarnos que somos insuficientes. Nadie puede cumplirla a la perfección, absolutamente nadie. Ningún humano lo ha hecho y ningún humano lo hará jamás. Solo Jesús, completamente Dios y completamente hombre, lo logró. No podemos hacer el bien y ser salvos. No podemos observar la ley y esperar que nuestros débiles e incompletos intentos de obediencia nos salven. La salvación, dice Dios, es el creer en el Señor Jesucristo (Hch 16:31).

La salvación viene por la gracia de Dios a través de la fe en Cristo. Él lo ha hecho todo. Él vivió la vida que no podemos vivir. Jesús pagó el precio de nuestros pecados al morir la muerte que merecemos. Con su resurrección, nos da la esperanza de vivir la eternidad a su lado. Así que, básicamente, si alguna religión enseña que únicamente haciendo el bien o siguiendo las reglas podrás ser salvo, sabrás que es mentira, eso no es bíblico.

La última parte de la carta a los colosenses explica cómo vivir en Cristo. Gracias a su crucifixión, somos una nueva creación. En consecuencia, estamos llamadas a poner nuestra mente en las cosas de arriba, pues ahora nuestra vida está escondida en Jesús y será revelada cuando Él aparezca (Col 3:1-4). Gracias a Él, ahora podemos vivir una vida que lo honre no porque si lo hacemos nos salvará, sino porque, como nuevas criaturas, ahora podemos y queremos hacerlo. En Cristo nos quitamos el pecado (inmoralidad sexual, impureza, pasiones carnales, codicia, lenguaje obsceno, etc.) (Col 3:5-9) y nos vestimos de una nueva creación; nos convertimos en personas renovadas a causa de Cristo. En esta nueva vida, la compasión, la amabilidad, la humildad y muchas cualidades más nos caracterizan (Col 3: 10-17). En Cristo, ahora podemos vivir en amorosa obediencia al Señor porque hemos muerto a nosotras mismas y ahora estamos vivos en Cristo.

Pablo no quería que viéramos este mensaje como un ejercicio intelectual poco práctico. Él aplicó todo este conocimiento a una casa romana. Una tradicional casa romana era verdaderamente machista. El padre era la autoridad gobernante y la esposa, hijos y empleados lo servían como si fuera el ser supremo. Pablo les enseñó que la casa cristiana es diferente. El esposo es el jefe o la cabeza de la casa, pero siempre bajo Cristo como cabeza suprema. La esposa se somete amorosamente al marido con respeto, y el marido prioriza las necesidades de su mujer. Los niños están llamados a ser maduros en la fe y a ser respetuosos de sus padres, quienes son sus autoridades. Deben tratarlos con paciencia y amor. Los sirvientes o empleados se someten a sus amos, y el empleador los trata con justicia e imparcialidad ya que, al final del día, nuestro verdadero Maestro reina desde el Cielo. Esta estructura familiar es completamente contracultural a la del mundo. Cristo nos llama a vivir así, poniendo nuestras mentes en las cosas que están arriba, de una manera que honre a Dios. Este es un ejemplo real de la práctica cristiana. Cristo debe ser quien transforme cada aspecto de nuestra vida. Así que no pierdas tu tiempo intentándolo hacer por ti misma.

Para despedirse, Pablo se refirió al caso específico de un esclavo llamado Onésimo, quien tenía a Filemón como dueño. Onésimo había escapado y su amo tenía el derecho legal de matarlo. Pablo llamó a Filemón a tratar a su siervo como a un hermano en Cristo (vamos a leer más sobre esta historia en la carta a Filemón). Tomar el consejo del apóstol, repito, era una forma contracultural de hacer las cosas. Poner los ojos en alto, en Cristo, estaba fuera las tradiciones de los colosenses.

Para finalizar este grandioso libro, me gustaría simplificar el mensaje: Cristo es suficiente para pagar por nuestros pecados. Él es mucho más poderoso que cualquier ser espiritual. A diferencia de ellos, Jesús ES. A lo largo de esta carta aprendimos que en Cristo somos llamadas y habilitadas para caminar de una manera nueva, completamente contracorriente, donde ponemos a los demás antes que a nosotras. A medida que vivimos transformadas y ponemos al mundo de cabeza (de la forma correcta), proclamamos la gracia salvadora de Cristo con la esperanza de que muchos lo reconozcan como el único camino para la redención y para el gozo. Oro para que tú, querida hermana, vivas en el asombroso poder de Cristo.

VIVE

  1. ¿Qué características del estilo de vida de los colosenses son similares al tuyo?
  2. ¿Qué tradiciones religiosas ajenas al cristianismo le estás añadiendo a tu fe? ¿Cómo crees que dañan el testimonio de que únicamente Cristo salva?
  3. ¿Qué parte de tu relación con Cristo es religiosa?
    Haz una lista de cosas que puedas hacer para fortalecer tu relación con Dios.

LIDERA

  1. De acuerdo al mensaje del libro de Colosenses, explícale a alguien que busca llegar a Dios a través de la religión que solo la fe en Cristo salva.
  2. Apoyándote en esta carta, describe las realidades del mundo espiritual caído y ayuda a alguien cercano a ti a entender que la adoración a cualquier ser creado (Satanás, ángeles, santos, etc.) es idolatría.
Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!