Terminamos la lectura de Génesis viendo cómo los setenta individuos de la familia de Israel, antes llamado Jacob, se mudaron a Egipto a causa de una hambruna. Al inicio del libro de Éxodo observamos que transcurrieron 430 años desde que José vivió ahí. Dios prosperó a su pueblo, Israel, y lo hizo una nación. ¿Recuerdas el pacto abrahámico? Pues Dios cumpliótodo lo que prometió. 

Al notar el gran desarrollo del pueblo judío, Faraón se preocupó,pues era tan numeroso que temía que se levantara en su contra.  Ese temor llevó a que la vida de los israelitas fuera muy difícil. Incluso, en un intento de mermar la población judía, mandó a matar a todos los bebés israelíes varones. Moisés fue uno de los bebés perseguidos durante ese tiempo, sin embargo, su madre lo protegió y terminó siendo adoptado por la familia de Faraón. ¡¿Te imaginas?! ¡Moisés, un judío, fue criado como príncipe de Egipto! 

Un día Moisés vio que un capataz egipcio mataba a un judío. Su enojo fue tan grande que lo asesinó. Moisés no podía quedarse más en Egipto, así que huyó al desierto.  Pasaron muchos años y creyó que jamás regresaría a Egipto, así que formó una familia y se dedicó a ser pastor. En una ocasión, mientras pastoreaba, tuvo un encuentro con Dios (Ex 3) en el que fue elegido para guiar al pueblo judío hacia la libertad. ¿Te imaginas? Moisés regresó a Egipto y, por orden de Dios, le dijo a Faraón que debía dejar ir a su pueblo. ¿Si tú fueras él qué hubieras dicho? ¡Por supuesto que dijo que no! ¡No lo escuchó! Dios sabía de antemano que se negaría, así que envió diez plagas a Egipto que finalizaron con la Pascua.

Tal vez te parezca que las plagas fueron al azar, pero no es así. Cada plaga confrontaba directamente a cada dios falso de Egipto. La plaga de la sangre contra el dios del río Nilo; la de las ranas enfrentaba a Heket, diosa del agua y la fertilidad; la plaga de los piojos contra Geb, dios de la tierra. En medio de esta plaga, lo sabios de Egipto finalmente se dieron cuenta de que las epidemias eran de parte Dios. ¡A buena hora! La siguiente plaga separó a Egipto de Israel. La plaga de las moscas se opuso al dios de la creación y del renacimiento, Khepri. Curiosamente, Faraón reconoció que necesitaba al Dios de Israel, sin embargo, nunca se arrepintió, así que Dios comenzó a quitar vidas.

Los animales fueron los primeros en caer. La muerte del ganado iba en contra de la diosa del amor y la protección, Hathor. Después, Dios tocó al ser humano. Egipto vio que Dios era real y verdadero, y que sus dioses egipcios eran falsos. Las plagas continuaban. La de las úlceras atacó a Isis, diosa de la medicina y paz. La plaga de las langostas se enfrentó al dios del desorden y las tormentas, Seth. La de la oscuridad atacó a Rath, dios del sol. Finalmente, la muerte del primogénito se embistió contra el dios supremo de Egipto, el que supuestamente no podía morir, Faraón. En ese momento, Dios instituyó la Pascua. En la Biblia existen otras siete fiestas que hacen referencia al sacrificio que Jesús haría por nuestra salvación. La Pascua lo refleja de manera muy obvia. Básicamente, Dios les dijo que debían confiar y creer en Él si no querían que el ángel de la muerte se llevara a su primogénito.

Veamos la alegoría: encuentra a un cordero perfecto (Jesús), mátalo (la cruz) y pon sangre (redención, fe, perdón, poder) en los postes de tu casa. Dios les estaba mostrando que el únicocamino que les daría salvación era el de Dios. Estoy segura de que hubo quienes pusieron la sangre en el techo o en la ventana, o que mataron a una vaca y, bueno, obviamente sufrieron las consecuencias.  Hermana, la obediencia o fe parcial es lo mismo que la desobediencia. Dios quiere tu todo, no solo una parte. Aquellos que confiaron en el Señor sobrevivieron. ¿Puedes ver la similitud con el Evangelio? ¡Dios hizo un camino para que su pueblo fuera salvado a través de un cordero perfecto! ¡Dios ha hecho un camino para que sus hijos seamos salvos a través del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo: Cristo!

Sin ninguna duda alguna, después de todas las plagas, Israel supo que su Dios, Dios vivo y verdadero, no compartiría su gloria con nadie. Aunque no lo creas, lo olvidaron pronto. Aun después de ver y vivir las plagas, volvieron a perder su confianza en Él y se levantaron en su contra.

Los israelitas se marcharon con todas las posesiones egipcias.  Aquí vemos el cumplimiento por parte de Dios de la promesa de Génesis 15:14: “Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza”. Faraón estaba furioso y persiguió a los judíos, pero Dios nunca dejó de ser fiel y los defendió de manera increíble dividiendo el mar Rojo para que su pueblo pudiera escapar caminando por tierra seca en medio de las aguas.

El paso por en medio del mar Rojo es nuestra realidad espiritual. Lo que Dios hizo fue proporcionarle a Israel un camino claro para pasar de la esclavitud a la libertad. En 1 Corintios 10:14 Dios dice: “Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar; y en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo.”

El paso por el mar Rojo es un símbolo de la redención de Jesús a través de su muerte, entierro y resurrección. Para seguir a Diosnecesitamos a Cristo. De la misma forma en que los israelitas encontraron la libertad física de su antigua esclavitud, nosotras también encontraremos plenitud de libertad espiritual en Jesús, quien nos salvó de la esclavitud del pecado.

Hermana, mientras continúes leyendo la Biblia, recuerda que, a pesar de que fue escrita por 35 personas inspiradas por el Espíritu Santo de diferentes contextos socioeconómicos y educativos, la unidad en la meta-narrativa (la historia principal) de la Palabra apunta a nuestra profunda necesidad de Jesús.

Todo lo que leemos nos grita ¡sígueme!, ¡ten una relación conmigo!, ¡confía en mis caminos y no en tus caminos! A medida que sigamos nuestra lectura bíblica, veremos que el camino para nuestra salvación solo existe cuando seguimos el plan de Dios en Jesús. Cualquier otra cosa nos señalará profundamente nuestra insuficiencia y profunda necesidad de depender y creer en Cristo.

________________

VIVE

1. ¿Hay algún tipo de actitud en tu corazón que sigue a Cristo con obediencia parcial?  Si tu respuesta es “sí”, ¡arrepiéntete, hermana!  Dios es misericordioso y te perdonará en Cristo.

2. ¿Cómo te enseña la primera parte de Éxodo a esperar en el tiempo de Dios en momentos de tribulación y sufrimiento?

LIDEREA

3. ¿A quién vas a alentar el día de hoy entendiendo que Dios no es lento para responder sino que obra sus propósitos durante la espera?

Si tienes dudas, envíanos un correo o contáctanos en alguna de nuestras redes sociales.
Instagram: @Reformadashoy
Facebook: Reformadas
Email:  hola@reformadas.com

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!