Probablemente hayas escuchado sobre cuán influyente fue el libro de Romanos en la vida de los llamados gigantes de la fe. Ireneo de Lyon (130-202 d.C.), por ejemplo, que, habiendo entendido el contenido de este libro, enfatizó y defendió que la salvación es únicamente a través de la fe en Cristo. O Agustín de Hipona (354-430 d.C.), quien se convirtió a Cristo después de haber leído Romanos 13:13-14. Su conversión ha impactado el cristianismo hasta nuestros días. Martin Lutero (1483-1546) también forma parte de este grupo. Al meditar Romanos 1:17, se convirtió en un verdadero seguidor de Cristo. Hoy en día lo conocemos como el padre de la Reforma. Y bueno, ni hablar de Karl Barth (1886-1968), un hombre que escribió tres comentarios y una gran cantidad de estudios bíblicos basados únicamente en pasajes del libro de Romanos. Su trabajo ha tenido un efecto inconcebible en Europa y en Estados Unidos. Hermana, lo que estamos por estudiar ha sido catalogado como el tratado teológico más completo del cristianismo. Romanos es un libro tan profundo e importante que muchos lo han llamado la mejor carta jamás escrita. Este libro resume el cristianismo de una manera que endulza nuestra alma y expande nuestro amor por Dios. ¡Comencemos!

El libro de Romanos es una carta escrita por Pablo durante su estadía en Corinto. Pablo no comenzó la iglesia de Roma, por lo que, al redactarla, no sabía quiénes serían los lectores. Pudieron haber sido cristianos de mucho tiempo o recién convertidos, gente con o sin educación formal, pobres o ricos; no tenía ni idea. Sin embargo, lo que sí sabía era que Roma era un centro de adoración de ídolos (¿recuerdas los dioses romanos que estudiaste en tus clases de Historia?) y que la inmoralidad sexual prevalecía. Con estos hechos en mente, Pablo escribió esta carta magna con el propósito de presentar sistemáticamente la doctrina cristiana con el objetivo de que cada lector comprendiera la necesidad que tenemos de Cristo y el propósito de la vida cristiana.

Pablo inició la carta presentándose. Era necesario hacerlo porque, como ya sabemos, mucha gente en Roma no había oído de él. Además, de esta manera podían enterarse de que era un apóstol. Las cartas de Pablo fueron inspiradas por Dios, es por eso que forman parte de las Escrituras. El deseo final de esta epístola era afirmar la unidad de la iglesia. Pablo quería que supiéramos que cada palabra había sido plasmada por amor; el mismo amor que los unía a todos, el amor de Cristo (Ro 1:8-15). Este hombre de Dios amaba a los creyentes; anhelaba visitarlos, regocijarse con ellos y alentarlos. Pablo tenía el corazón del buen pastor, y su escrito era solo una manera de expresar el amor que les tenía y el deseo de que Cristo los animara y fortaleciera.

Continuando con la introducción, Pablo presentó el Evangelio. Él quería que todos comprendieran por qué Jesús es una buena noticia. Para hacerlo, es necesario entender la justicia de Dios. La palabra “justicia” viene del hebreo tzedek, y refiere al atributo de Dios que muestra que Él siempre hace lo correcto, que cumple lo que promete, y que juzga lo que es malo de acuerdo a su estándar perfecto.

Más adelante, Pablo explicó cuán pecaminosos y malvados somos. Dedicó los versículos 18 al 32 del capítulo uno para probar cómo los gentiles (personas que no son de origen judío) hemos pasado por alto la marca perfecta que Dios ha establecido como justicia. En Romanos 2:1-9 nos recuerda que ese comportamiento nos ha hecho merecedores del juicio justo de Dios, o sea, del Infierno. Los judíos podrían pensar que ellos están fueran de peligro por el simple hecho de ser judíos, pero no es así. En el capítulo dos, versículos 13 al 29, Pablo nos enseña que para ellos aplica igual. Durante mucho tiempo conocieron a Dios y tuvieron la ley perfecta, pero la rompieron una y otra vez, haciéndose merecedores de su juicio. Pero recordemos que hay buenas noticias: ¡Jesús vino al mundo y pagó el precio de nuestros pecados! Su resurrección nos da una vida nueva y nos hace nuevas criaturas. Este regalo es para quienes creemos en lo que Jesús hizo, nos arrepentimos, y decidimos seguirlo. Bajo esta explicación, Pablo presentó la doctrina de la justificación, que significa que, al poner nuestra fe en Jesús, obtenemos una posición de “no culpable” ante Dios, pues Jesús ya pagó por nuestros pecados. Esto resulta en ser justificados a través de la fe en Cristo; en ser adoptados en la familia de Dios a través de su Hijo; y en ser santificados, que es la capacidad de tener una vida transformada y libre para obedecer a Dios gracias a Jesús.

En el capítulo 4, Pablo muestra cómo todos los que confían en Jesús por medio de la fe pueden ser adoptados en la familia de Dios. Desde el comienzo del mundo, Dios siempre se ha movido a través de ella. En Génesis 15:6 vemos cómo Abraham tuvo que creer. Esa fe fue la que contó como justicia, no el haber hecho algún sacrificio. ¡¿No te parece hermoso?! La familia de Dios está compuesta por personas de todas las naciones, de todos los idiomas, de todos los colores, y de todos los sabores. La clave es creer en Cristo. Este regalo de justificación es gratuito y está disponible para todos los que han creído, creen y creerán en Jesús, no por algo bueno en nosotros, sino por la justicia, bondad y misericordia de Dios. ¡Qué maravillosas noticias! ¡Qué gran presentación del Evangelio!

Ahora, toquemos otro punto importante. Seguramente piensas que eres una buena persona. Das tiempo y dinero a buenas obras, te portas bien y no le haces daño a nadie. En general, eres una buena persona. Pero déjame preguntarte, ¿alguna vez has hecho algo malo, aunque sea algo chiquito? El hecho es que cada vez que rompes una ley se espera que pagues las consecuencias establecidas. Por ejemplo, si manejaras más rápido de lo que el límite de velocidad indicara, obtendrías una multa establecida la ley. No importaría si fuera la primera vez que condujeras a exceso de velocidad, o si durante todo el día hubieras hecho cosas buenas, cuando rompes una ley, debes pagar las consecuencias. Bueno, lo mismo sucede con el pecado. Un pecado “chiquito” o una “mentira blanca” te condenan, pues, ante los ojos de Dios, has roto la ley; has pecado y debes pagar por ello. ¿Entiendes cómo funciona? Santiago 2:10 dice: “Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos”.

En esta primera parte de Romanos, Pablo nos deja entendiendo lo que realmente es el Evangelio. En la siguiente parte de este estudio veremos cuáles son las implicaciones de las buenas nuevas en nuestra vida diaria.

VIVE

  1. Romanos nos muestra la santidad de Dios, nuestra pecaminosidad y nuestra necesidad de un salvador, sin importar quiénes seamos. En tu vida, ¿quién pagará por tus pecados? Si murieras hoy y te enfrentaras a nuestro Dios santo y justo en un tribunal, ¿serías justificada o condenada?
  2. ¿Estás confiando en tus buenas obras para conseguir un “no culpable” ante Dios, aunque hayas roto una “pequeña” ley, o eres una mujer justificada porque has puesto tu fe en lo que Cristo hizo y en el poder de su sangre? No olvides que no se trata de ser buena persona, se trata de reconocer que eres pecadora y que Jesús puede salvarte hoy. ¿Confiarás en Él?

LIDERA

  1. Apoyándote en la presentación del Evangelio que presenta Romanos, crea un resumen de 5 puntos para compartir el plan de salvación con alguien. Memorízalos a fin de que, dada la oportunidad, estés lista para compartir la gran noticia de esperanza y salvación.
Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!