¿Alguna vez te has sentido sola en tu caminar con Cristo? ¿Cuántas veces has pensado que el cristianismo es una lista interminable de quehaceres aburridos y repetitivos? Muchas de nosotras nos hemos sentido así y hemos pensado lo mismo. El libro de Efesios es una carta maravillosa que muestra que el cristianismo no está hecho para ser vivido sin compañía. También nos enseña la emocionante realidad de quiénes hemos sido llamadas a ser en Cristo. Profundicemos más en este grandioso libro y dejemos que Dios aliente nuestro andar.

En tiempos de Pablo, Éfeso era una gran metrópoli gobernada por el Imperio romano. La ciudad era conocida por sus enormes y hermosos templos paganos. Uno de ellos es el templo de Artemisa, el cual formó parte de las Siete maravillas del Mundo Antiguo. Esta ciudad también fue distinguida por la Biblioteca de Celso y por tener un anfiteatro que podía albergar a 25, 000 espectadores.

Pablo visitó Éfeso brevemente al final de su segundo viaje misionero. Sin embargo, durante su tercer viaje, permaneció en la ciudad por más de dos años (Hch 18, 19). Pablo quería animar a esta comunidad de creyentes. Para lograrlo, les enseñó lo que significa “Cristo en mí” en la vida diaria. Como dato extra, Pablo escribió esta carta mientras estuvo como prisionero en Roma, por lo que también se le conoce como Epístola de la prisión.

Efesios se divide en dos ideas principales. La primera, del capítulo uno al tres, trata de la aplicación del Evangelio. Por otro lado, la segunda idea, la cual abarca los capítulos cuatro al seis, muestran cómo el Evangelio transforma cada aspecto de nuestra vida cotidiana.

Este libro comienzo con Pablo bendiciendo y exaltando a Dios por todo lo que ha hecho por su pueblo a través de Jesucristo. Por medio de estos párrafos, nos recuerda que Dios nos ha adoptado en su familia a través del sacrificio de la cruz, por el cual nuestros pecados fueron perdonados. Al mismo tiempo, nos hace ver que las promesas de Dios están garantizadas por el Espíritu Santo, quien sella la salvación. Dios trino (Padre, Hijo y Espíritu Santo) ha estado presente desde el inicio, operando en nuestra salvación.

Más adelante, Pablo continuó haciendo una oración. En ella le pidió a Dios que los creyentes pudieran experimentar el poder del Evangelio. Hermana, debemos tener presente que la vida, muerte y resurrección de Cristo no es un simple ejercicio intelectual del cual podamos estar de acuerdo y ya. El Evangelio es el poder transformador de Dios que cambia todos los aspectos de nuestra vida. De hecho, en Efesios, Pabló usó la palabra dunamis para explicar este poder. (Ef 3: 20-21). ¡Este poder es el de la resurrección! Las palabras “dinamita” y “dinámica” provienen de la palabra griega dunamis. ¡El Evangelio crea una explosión que nos transforma de adentro hacia afuera mientras seguimos a Cristo! Esta realidad es emocionante y verdaderamente alentadora.

Siendo nuevas criaturas, las pasiones de la carne que antes nos esclavizaban en la interminable búsqueda de alegría, dan paso a un verdadero gozo cuando caminamos en las buenas obras que Dios preparó para que andemos en ellas. Cada tarea individual se convierte en una oportunidad para amar a Dios y a los demás. La nueva naturaleza destruye nuestra vida monótona, egoísta y en constante búsqueda de felicidad pasajera sin Cristo, y nos da un nuevo propósito en el que podemos encontrar lo que nuestra alma anhela, llenándonos de un gozo puro. Este cambio de vida sucede cuando depositamos nuestra confianza en Cristo. A pesar de que es una decisión y cambio individual, también es una realidad colectiva que ocurre cuando, juntos, como creyentes, nos unimos como la familia de Cristo que somos.

Al cerrar esta primera parte, Pablo volvió a hacer una oración por todos los creyentes. Oró por ti y por mí. Efesios 3:17-19 dice: “…para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios”. Pablo le pidió a Dios que, teniendo una vida de fe, comprendiéramos el amor que Dios tiene por nosotros. Porque cuando entendemos el amor escandaloso de nuestro Padre, la transformación y madurez cristiana ocurren. Al tener una relación vertical con Dios, podemos centrarnos en tener una relación horizontal con nuestros hermanos.

La segunda parte habla precisamente de la realidad colectiva. Pablo comenzó el capítulo cuatro instándonos a caminar dignamente el llamado de Dios (Ef 4:1). Nos desafía a caminar en humildad, gentileza, paciencia, amor, y a mantener unidad en Cristo (Ef 4:2-3). La esencia de este mensaje es el mismo que el del inicio. A medida que entendemos que el Espíritu Santo nos une en un mismo cuerpo, en una misma fe a través del bautizo, podemos vivir como un frente unificado. No es un frente uniforme, sino unificado.

Dios hizo a cada persona única y diferente. A cada uno nos dio diferentes dones y nos dio un distintivo. Dios lo hizo así para edificar a su pueblo, a su cuerpo, no para obtener beneficios personales. Incluso Pablo hizo una analogía con la iglesia y el cuerpo humano. Cristo es la cabeza y cada creyente es un órgano del cuerpo, con características y funciones diferentes, pero todos trabajando para el mismo cuerpo. Es justo de esta manera como debemos trabajar, en unidad, como un grupo de gente diversa unidos por la fe en Cristo.

Pablo continuó explicando de qué manera nos transforma el Evangelio. Él nos dice que debemos despojarnos de nuestro antiguo ser para vestirnos de la nueva creación que tenemos en Cristo. Cuando confiamos en Jesús como nuestro Señor y Salvador, obtenemos una nueva naturaleza, y, como tal, podemos dejar todas nuestras prácticas viejas y egoístas para ser una nueva creación en Cristo. Por el Espíritu Santo, nos convertirnos en personas veraces, pacíficas, gentiles, honestas y generosas mientras imitamos a Dios como sus hijos.

Hermana, es importante que entendamos con claridad el mensaje de Pablo. En el capítulo cinco, versículo 14, Pablo dijo que despertemos quienes estamos dormidos, que nos levantemos de los muertos y Cristo nos alumbrará. Pablo nos está desafiando a tomar posesión de la nueva vida. Cristo lo hizo posible y ahora podemos ser transformados. Este cambio radical nos permite permanecer y trabajar unidos para glorificar al único Dios verdadero. En el momento en el que los demás perciben la conversión, se enfrentan a la verdad y reconocen la necesidad que tienen de Cristo.

Pero, ¿cómo se convierte esto en una realidad? ¿Acaso es algún tipo de sentimiento esotérico que debemos esperar a medida que pasamos tiempo con Cristo? ¡No! La comprensión de la sana doctrina conduce a la acción. La teología no es un ejercicio intelectual, sino una aplicación práctica para la vida diaria.

Pablo mostró que poner a Cristo en el centro es la clave para mantener un matrimonio. Además, nos enseñó que el esposo y la esposa que siguen el llamado que Dios les dio da pie a proclamar el Evangelio. Cuando los no creyentes ven que la mujer respeta a su hombre y le da su lugar en el hogar, sus ojos se abren y reconocen que Jesús habita en esa familia. Cuando los no creyentes ven al hombre amar y servir desinteresadamente a su mujer, de la misma forma en la que Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo a ella (Ef 5:25), notan que Dios está presente. De esta manera, los que no son creyentes pueden ver el impacto de la cruz. Lo mismo ocurre con la relación de los hijos con los padres, y los esclavos y los maestros (o empleados y empleadores). Como puedes ver, practicar la sana doctrina en nuestra vida cotidiana es una oportunidad para amar a Dios y amar a los demás. ¡Esta realidad evangélica hace que nuestras vidas ordinarias sean extraordinarias y eternas!

Pablo no quiere que seamos ingenuas. Mientras nos esforzamos por caminar de una manera digna y luchamos por la unidad (Ef 4:1-3), el enemigo, Satanás, estará atacando fuertemente para desanimarnos y debilitarnos. No obstante, Cristo nos ha dado una poderosa armadura que nos permite resistir en el día malo (Ef 6:13). Esta vestidura está en línea con la que solían usar los poderosos soldados romanos. Resistir a las tentaciones, madurar en nuestra fe y tener un impacto en le mundo es posible cuando ejercitamos el Evangelio.

Así que, querida hermana, conforme terminamos de estudiar la carta a los Efesios, espero que puedas ver que la vida cristiana no es sino un llamado a vivir una vida extraordinaria en actividades ordinarias. Cuando comprendas este loco amor dotado de un poder explosivo de transformación, la perspectiva de la vida diaria se convertirá en una aventura para amar a Dios y a la gente que nos rodea. A través de este viaje, veremos la transformación de familias, comunidades y, finalmente, del mundo.

VIVE

  1. ¿Cómo puede impulsarte el Evangelio en las tareas ordinarias de la vida?
  2. Escribe una lista de actividades y pensamientos que te ayuden a cambiar la perspectiva del impacto del Evangelio en la vida diaria. Por ejemplo, preparar la comida es alimentar las almas eternas; lavar la ropa es servir a mi familia. Lo importarte es entender que no tenemos el deber de hacer las cosas, sino el privilegio de servir a Dios haciendo tareas comunes y corrientes.

    LIDERA
    1. Apoyándote el mensaje del libro de Efesios, ¿de qué manera puedes alentar a alguien que ve su vida como algo ordinario y sin propósito a reconocer que es una gran oportunidad de impactar en la eternidad?

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!