1 Juan 4:21 resume el cristianismo con precisión: “Ama a Dios y ama a tu projimo”. Eso es el cristianismo en pocas palabras. No podemos amar a otros si el amor de Dios no esta primero en nosotros y no lo amamos tambien. Malaquías 2: 10-16 habla de relaciones personales, centrándose principalmente en el matrimonio entre un hombre y una mujer y cómo nuestra infidelidad hacia Dios afecta nuestras relaciones humanas.

Malaquías 2: 10-16 comienza recordando a los israelitas que aunque habían sido infieles muchas veces (lee el Salmo 78), Él había establecido un pacto con ellos y permanecido fiel a éste. En este pacto el matrimonio con esposas paganas estaba prohibido. Si hubieran estado disfrutando su caminar diario con Dios, ellos hubieran entendido y obedecido Su mandamiento. Su desprecio hacia Dios permeaba hacia su projimo y se reflejaba en su indiferencia a la institución matrimonial que Dios había creado, haciendo del divorcio un pan de cada dia. Dios había creado la institucion del matrimonio como base de la sociedad, cuando esta institución desaparece, también lo hace la estructura familiar donde los niños maduran y se convierten en hombres y mujeres piadosos que adoran a Dios. Romper el pacto matrimonial no sólo afectaba a las mujeres sino a los niños y en consiguiente a toda la sociedad.

Hoy en dia vemos los efectos del divorcio en nuestras sociedades. De 1960 a 2009 la tasa de divorcio en los Estados Unidos se duplicó y en otros países como China las tasas de divorcio son mayores a 70%. Estas tendencias son tan impactantes que organizaciones ultra-seculares como la ONU están instando a los gobiernos a adoptar políticas para revertir esta tendencia, entendiendo que la estabilidad social puede verse cada vez más comprometida a medida que las estructuras familiares se corroen. Ellos entienden lo que el divorcio hace a la sociedad, pero como cristianas, ¿lo entendemos también? ¿Entendemos que la manera en que amamos a Dios afecta la manera en que amamos a nuestro projimo? ¿Entendemos realmente el costo de no amar a Dios?

Hermanas, amar a Dios y pasar tiempo en Su Palabra con Él es de suma importancia porque a traves de Su Palabra podemos entender el matrimonio a través de Sus ojos. De nuevo, como Deuteronomio 32:46 dice: “Porque no es palabra vacía para ti, sino para tu vida …”. En una sociedad de auto glorificación y gratificación inmediata, el divorcio es una salida fácil. Busque en google las 10 diferencias irreconciliables mas usadas en los divorcios. Tu puedes buscarlos tambien y vas a ver que todos ellos tienen soluciones; de largo plazo, de constante comunicación y de mucho perdon pero todas tienen solucion. Pero cuando tengo una vision de corto plazo hacia el matrimonio y el matrimonio es para servirme a mi en todo momento y en todo lugar el buscar una solución simplemente no vale la pena. Pero hermanas, cuando leemos La Palabra y Dios pinta un cuadro del matrimonio de un hombre y una mujer que refleja a Cristo ya la Iglesia (Efesios 5: 22-32), entonces sabemos que luchar por nuestros matrimonios y por nuestras familias y por la sociedad vale la pena porque refleja la gracia de Dios derramada sobre nosotros pecadores y en esta lucha está en juego la gloria de Dios y nuestro gozo. Y eso hace que la lucha por el matrimonio Biblico valga la pena.

Ahora no estoy diciendo que hay situaciones donde el divorcio es la única solución. Hay casos en que puede ser necesario. Hay razones legítimas para el divorcio pero el divorcio sin razon real no debe ser uno. En una sociedad en la que dos pecadores se convierten en uno, es normal esperar fricción y conflicto, pero también es necesario un compromiso real, porque el matrimonio es un pacto que no se debe tomar por capricho y porque en el matrimonio tenemos la oportunidad de retratar a Cristo ya Su gloriosa gracia hacia Su iglesia.

Que Dios continúe derramando en nosotros su amor para que podamos amarlo y amar a nuestros esposos bien.
___

Soli Deo Gloria! #cautivadaenSugracia

*** Si estás en una relación o en un matrimonio donde estás siendo abusada físicamente o emocionalmente, donde tu y tus hijos están en riesgo y no son miembros de una iglesia por favor ve a cualquier iglesia cerca de ti y habla con un pastor. Si vas regularmente a una iglesia, ve con tu pastor y hablale de ello. También puedes ir a la estación de policías y alli te podran ayudar. Se valiente y hablalo con alguien que pueda ayudarte. Yo estoy orando por ti.

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply