¿Alguna vez has intentado leer toda la Biblia? Al inicio es muy emocionante. Te sientas y comienzas a leer;estás determinada a gozarla y a terminarla de principio a fin.  Tristemente, los ánimos empiezan a bajar cuando se atraviesan párrafos difíciles de entender. ¿Y qué pasa cuando llegas a algún libro que te parece irrelevante? ¡Ya sé! ¡No me digas! La lectura se vuelve pesada y, en consecuencia, esporádica. Sin darte cuenta, tu Biblia permanece cerrada por semanas. No decides desempolvarla hasta que el inicio de un nuevo año se acerca porque, una vez más, tu propósito será leerla completa. ¡Te entiendo perfectamente! 

Si tu deseo es leer, entender y atesorar la Palabra de Dios, pero te cuesta trabajo hacerlo cuando hay algo que no entiendes, entonces este estudio es para ti. Aquí encontrarás resúmenes de los libros de la Biblia.En ellos conocerás la información necesaria para comenzar y no dejar de leerla. Verás que, como dice Deuteronomio 32:47a, “…no es palabra inútil para vosotros; ciertamente es vuestra vida” (LBLA).

INTRODUCCIÓN

Antes de iniciar con el primer libro, Génesis, me gustaría darte una breve introducción y datos interesantes sobre la Biblia. Ciertamente, no podría abarcar todos los atributos de la Palabra de Dios, pero espero que los que aprendas hoy, te animen a realizar tu proyecto de lectura bíblica.

Es importante saber que Dios nos habla de dos maneras, la primera, por revelación general (Ro 1:20, Sal 19:1-6, Mt 5:46). De esta forma encontramos, por ejemplo, que la naturaleza es vasta para mostrar los atributos y la grandeza de Dios. Por otro lado, la segunda es manera es por revelación especial. Aquí, es el Espíritu Santo quien nos habla por medio de las Escrituras. A través de Él encontramos quién es Dios, quiénes somos nosotros, y cuál es nuestra necesidad de un salvador. 

Ahora, conozcamos un poco sobre su estructura. La Biblia está formada por 66 libros. Ellos, en conjunto, nos equipan para toda buena acción; son útiles para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia (2 Ti 3:16-17). De manera muy simplista, cuanto más leas la Biblia en oración y con reverencia, vivirás y guiarás con tal impacto que transformará al mundo para Cristo.

Y, ¿qué hay de la veracidad de la Biblia? Bueno, existe una doctrina conocida como inerrancia bíblica, y se refiere a que la Biblia no tiene error o falla en ninguna de sus enseñanzas. Claro que la Biblia no habla de todo. Es decir, la Palabra de Dios no te dará ecuaciones matemáticas especiales, información de compuestos químicos o una lista de cosas para comprar en el supermercado. Parece obvio, ¿no lo crees? Pero mucha gente dice que si la Biblia no habla de “x” o “y”, entendiendo que Dios es el creador de absolutamente todo, entonces debe haber un error. Lo sé, ¡es ridículo! Pero esta es una de muchas formas en las que la gente ataca a la Palabra de Dios. La Biblia nos enseña quiénes somos, de dónde venimos, por qué estamos aquí, a dónde vamos y cómo debemos vivir.  No hay error alguno en lo que enseña, ni uno solo. La doctrina de la inerrancia bíblica es cada vez más atacada, y mientras más liberal sea nuestra sociedad, menos serán los que afirmen que la Biblia no tiene error. Sin embargo, y lo repito, la Biblia es inerrante, pues retrata el perfecto carácter de nuestro Dios.

Quiero preguntarte algo, si la Biblia tiene 66 libros, ¿por qué la Biblia católica tiene más?  Déjame explicarte la razón.  Estos otros libros son llamados apócrifos. Originalmente, la Palabra de Dios fue escrita en hebreo, sin embargo, debido a la dispersión de los judíos, se hicieron traducciones del hebreo al griego.La más famosa de esta traducción es la Biblia Septuaginta. Esta versión comenzó a incorporar libros apócrifos que, aunque interesantes y a veces buenos, no son parte del canon. De hecho, muchos de los apóstoles y padres de la Iglesia cristiana primitiva especificaron en múltiples ocasiones que los libros apócrifos no eran parte del canon por contradecir a los libros canónicos, o por no haber encontrado un vínculo directo a algún autor presencial de Cristo. El tiempo pasó y el idioma que se estableció, pese a la conquista romana, fue el latín, por lo tanto, la Biblia fue traducida a esa lengua. Las traducciones más populares se tomaron de la Biblia Septuaginta, por lo que los libros apócrifos fueron incluidos en esas traducciones. La Iglesia católica romana continuó usando esta versión durante mucho tiempo hasta que Lutero los cuestionó, argumentando que los padres de la Iglesia no habían aceptado los libros apócrifos como parte del canon bíblico. Católicos y protestantes discutieron sobre esta y otras disputas en el Concilio de Trento que se llevó a cabo en 1546. Así que, para que no queden dudas, eneste estudio analizaremos los 66 libros de los cuales los cristianos basamos nuestro canon.

Hermana, quiero alentarte.  Si has puesto tu esperanza de salvación por fe en Cristo, puedes estudiar la Biblia porque el Espíritu Santo vive en ti. Históricamente, hay pasajes que son difíciles de entender, ¡lo sé! Pero existen muchos comentarios grandiosos que pueden ayudarte a aclarar tus dudas y, mejor aún, a aprender mucho más. Por ejemplo, el comentario completo de Matthew Henry está en línea gratis. ¡Qué increíble! Además, hermana, te invito aleer la Palabra de Dios en oración y a acercarte a tu pastor o a algún líder de tu iglesia para discutir tus preguntas. ¡Son válidas! 

Finalmente, quiero decirte algo que me parece magnífico: ¡la Biblia es clara! Está unificada por el mensaje de nuestra insuficiencia sin Dios, y de su justicia y su misericordia que triunfan gracias a Jesús.¡El Hijo de Dios regresará y hará que todo vuelva a la forma original en la que el mundo fue creado! La Biblia es una historia de redención, ¡y es la mejor historia jamás contada! ¿Estás lista para vivir la aventura?

VIVE 
1. ¿Qué tipo de ataques has escuchado sobre la Biblia?  
¿Cómo los contrarrestas? 

2. ¿Sabes si existe más de una Biblia?

Si tienes dudas, envíanos un correo o contáctanos en alguna de nuestras redes sociales. 
Instagram: @Reformadashoy
Facebook: Reformadas
Email: hola@reformadas.com

Reformadas

Reformadas

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!