Pregunta: ¿Se puede jurar santamente en nombre de Dios? 
Respuesta: Sí, cuando el magistrado o la necesidad así lo exijan para sostener y confirmar la fe y la verdad, para la gloria de Dios y el bien de nuestro prójimo. Pues tal manera de prestar juramento está fundada en la palabra de Dios (a) y, en consecuencia, ha sido rectamente empleada por los santos, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento (b).
Versículos de apoyo: (a) Deuteronomio 6:13, 10:20; Isaías 48:1; Hebreos 6:16. (b) Génesis 21.24, 31:53, Josué 9:15; 1 Samuel 24:23; 2 Samuel 3:35, 1 Reyes 1:29; Romanos 1:9, 9:1; 2 Corintios 1:23.

¿Alguna vez has visto casos en cortes judiciales en los que las partes juran sobre la Biblia?  ¿Te ha tocado ver el juramento presidencial en donde, al recitarlo, el presidente coloca una mano sobre la Biblia? Si no te has topado con alguna de estas dos situaciones, seguramente has visto cómo muchos de los matrimonios “espirituales” o “religiosos” incorporan la Biblia al hacer juramentos, ¿o me equivoco? Lamentablemente, la mayoría no entiende el peso de jurar sobre la Palabra de Dios, por lo tanto, encaminados por el amor a las tradiciones y no por su amor a Dios, lo hacen de manera indiferente.  Pero tú y yo,hermana, ¿debemos hacer juramentos?, ¿qué dice la Biblia sobre esto?  Estudiemos la pregunta 100 del Catecismo de Heidelberg y descubrámoslo.

Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;  ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.” (Mateo 5: 34-35)

No sé tú, hermana, pero me gustaría que me contaras si al leer estos versículos te has preguntado si Dios está prohibiendo los juramentos. Puede ser algo confuso porque, después, al leer Hechos 18:18b, nos encontramos con Pablo en Cencrea habiéndose cortado el cabello porque estaba bajo un voto. ¡Espera un segundo!  ¿Pablo se cortó el pelo porque estaba bajo un voto, bajo un juramento?  ¡Necesitamos una explicación!¿Podemos o no podemos hacer juramentos? Hermana, lo hemos visto repetidamente, y esta ocasión no es diferente, todo es cuestión del corazón. 

Los votos o juramentos eran permitidos y validados como obligatorios cuando hacían un juramento en el nombre del Señor.  Sin embargo, históricamente, los fariseos no querían mantener sus juramentos, por lo que crearon una regla: “Si juras por algo o alguien que no sea Dios,  es decir, las estrellas, la luna, el cielo, etc., no sería pecado romper el juramento”.  Así que, básicamente, hacían juramentos que no querían cumplir olvidando que, como Dios es dueño de todo, jurar por algo que le corresponde es como jurar por Él.

¿Qué hay de nosotras? Reflexiona un poco, hermana.  ¡Si haces un juramento es porque, en general, es sabido que no eres confiable, que has mentido en tus promesas! Si tú eres una seguidora de Jesús, este NO DEBERÍA ser el caso. ¿Acaso hemos olvidado nuestra nueva identidad tan rápido que las personas que nos rodean ven nuestro corazón de piedra y no el de carne? Tal vez estamos tan cautivadas por el mundo que nos hemos convertido en mujeres que harían de todo. Sí, incluso jurar para obtener lo que queremos aunque no lo planeemos cumplir.

Hermana, nuestro Dios es soberano; es bueno. Él nos lo demostró al darnos a su Hijo Jesús para salvarnos. Salmos 16:5-6 dice: “El Señor es la porción de mi herencia y de mi copa; tú sustentas mi suerte. Las cuerdas cayeron para mí en lugares agradables; en verdad mi herencia es hermosa para mí.” La pregunta es, ¿lo creemos? Si es así, ¿nos sentimos liberadas para no hacer juramentos que no cumpliremos? ¿Hemos ya encontrado satisfacción y contentamiento? 

Hermana, reflexiona en estas preguntas. Mi deseo hoy es que tú y yo nos regocijemos, confiemos y seamos mujeres de palabra. Que nuestros “sí” sean “sí” y nuestros “no” sean “no”. 

____
En Esperanza.
Reformadas.com

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply