El día de nuestra boda es un evento especial tanto para hombres como para mujeres. Cada pareja que decide casarse entreteje planes sobre el fundamento del amor; abrazan juntos sus sueños, ilusiones y expectativas. Usualmente, apoyo a mi esposo en la consejería prematrimonial. Me encanta ver cómo las parejas elaboran un proyecto de vida juntos. Muchas de ellas, incluso, nos cuentan que ya han soñado con cuántos hijos les gustaría tener y hasta qué nombre les pondrían. 

Los evangelios de Mateo y Lucas nos cuentan acerca de una bella pareja que estaba comprometida en matrimonio: María y José. Ambos eran justos delante del Señor. Esto quiere decir que cumplían con las ordenanzas de la ley de Moisés, adoraban a Dios y ofrecían los sacrificios necesarios para tener una correcta relación con el Señor. Sin embargo, ellos desconocían que su proyecto de vida daría un giro sorpresivo, pues Dios los llamó a ser los padres de Jesús, el salvador del mundo. 

María y José fueron más que testigos del milagro de la encarnación de Jesús, fueron protagonistas de esta bella historia. Ambos conocían lo que los profetas habían escrito sobre la primera venida de Jesús a la Tierra. María recibió la visita del ángel Gabriel, quien le anunció que quedaría embarazada. Ella aceptó ser la sierva del Señor y lo alabó. Esto nos revela su corazón por Dios y su obediencia a Él. Por otro lado, cuando José supo que María estaba embarazada, planeó dejarla por temor a que se hablara mal de ella, pero un ángel se le apareció en sueños y le dijo que todo se trataba del plan de Dios para traer a Jesús al mundo. 

María y José fueron llamados por Dios a recibir a su hijo en el seno de su hogar. ¡Qué privilegio y compromiso servir al Señor de esa manera! Definitivamente necesitarían mucho valor y fortaleza, pues sus vidas estaban por cambiar radicalmente. No serían un matrimonio más en Israel, serían los padres de Jesús. 

Año con año, festejamos Navidad y recordamos el nacimiento de Jesús. Pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar lo que significó este acontecimiento en la vida de las personas que lo vivieron de cerca? ¿Cómo habrá sido para María y José? Ellos, así como los sabios, el rey, el pueblo de Israel y muchos más, eran tan humanos como tú y yo. ¿Te imaginas despertar un día y enterarte que serás la madre de Jesús, el salvador del mundo? ¡Qué impactante debió ser! 

María y José tuvieron el privilegio de ser los padres de Jesús, pero también tuvieron que pagar un precio muy alto. Ser elegidos por Dios implicó responsabilidad, persecución y crítica. Se enfrentaron ante los prejuicios de la sociedad y del gobierno. Confiando en los planes de Dios, María estuvo dispuesta a ser rechazada y criticada, pues estar embarazada antes de casarse hablaba mal de ella. José sería visto como un hombre engañado y el niño sería señalado como un hijo ilegítimo. Esta pareja tenía un proyecto de vida y Dios lo cambió por completo. Lo que los mantuvo firmes es que ambos eran fuertes en su fe y estaban seguros de que Dios estaba con ellos. 

El Rey del universo estaba por llegar a la Tierra en forma de niño; frágil, indefenso y totalmente dependiente de sus padres. Dios les confió a María y a José su mayor tesoro,y no fue nada fácil. Jesús no tuvo un lugar donde nacer y María dio a luz en un humilde pesebre. ¡¿Te imaginas?! Si eres madre, sabes lo incómodo que es estar en el hospital con dolores de parto, ¡pues María no tuvo una cama para descansar ni una enfermera que estuviera al pendiente de ella y del niño! 

Las dificultades para María y José no terminaron ahí, también vivieron la amenaza de Herodes, un rey tirano que quiso asesinar a Jesús. José era el encargado de proteger a su familia y tuvo que salir huyendo en distintas ocasiones para salvarlos. Más adelante, Dios dirigió a José y le indicó en dónde debían vivir. ¡Pobre hombre! ¡¿Te imaginas la presión que debió sentir al ser el responsable de resguardar al salvador del mundo?! ¡Qué valiente fue! Esta pareja de recién casados vivió momentos de mucha angustia, pero nunca dejaron de confiar y de alabar en Dios. 

No todo fue terrible. María y José también se gozaron de ver a personas visitar a Jesús para adorarlo. También vivieron la alegría de presentar a Jesús en el templo y de escuchar profecías acerca de Él. Esta pareja no fue la misma jamás. Ellos tenían un proyecto de vida y Dios lo convirtió en algo increíble. No fue sencillo, pero decidieron confiar en Él y dejar que obrara en sus vidas. 

Jesús es el Señor y nuestra vida le pertenece. En su amor y sabiduría puede venir y romper los moldes en donde hemos edificado nuestros proyectos de vida. María y José, tan humanos como tú y yo, temieron al ver que sus planes cambiarían, pero depositaron su fe en Dios. 

La Navidad tiene un significado especial porque recordamos que hace más de dos mil años Jesús dejó voluntariamente su trono de gloria para vivir entre su creación y convertirse en el salvador del mundo (Mt 1:21). Para que esto sucediera, hubo personas, como María y José, que se unieron al plan de Dios. Ahora, la meta continúa. Dios te está llamando a declarar en tu hogar, en tu ciudad y en cada rincón del mundo que el nacimiento de Jesús fue sólo el inicio, y que en su muerte y resurrección hoy tenemos la esperanza de la gloria futura. 

APRENDE

• Lee Mateo 1:18-24

¿Qué relación tenían María y José cuando ella quedó embarazada por obra del Espíritu Santo? ¿Cuál fue la reacción de José cuando supo que María tendría un hijo? ¿Qué debía hacer José de acuerdo a lo que el ángel le dijo? 

• Lucas 1:26-38; 46-53. 

¿Cuál fue la respuesta de María cuando el ángel le dijo que ella llevaría en su vientre al salvador del mundo?

• Lee Mateo 2:13-15; 19:23.

¿Quién quería matar al bebé? ¿En qué ciudad de refugiaron hasta que el rey murió? ¿A qué ciudad se dirigieron María y José después de que el rey murió?

VIVE

• ¿Alguna vez tus proyectos han sido interrumpidos por Dios para invitarte a participar en sus propios planes? ¿Cómo fue tu experiencia?

• Dios jamás deja de sorprendernos. A pesar de nuestra humanidad y defectos, Él confía en nosotras y derrama sobre sus hijos abundante gracia. Si alguna vez has sentido temor al compartir el Evangelio, recuerda confiar en el Señor y alabarlo como lo hicieron María y José. Su decisión de aceptar formar parte del plan divino de Dios cambió la historia del mundo. 

LIDERA

• Piensa en alguna hermana o amiga que sienta miedo por algún cambio que esté experimentando. Recuérdale que los planes de Dios para nosotras son mucho más grandes de lo que podemos imaginar. 

Reformadas

Reformadas

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!