Aunque el Dia de las Madres tiene sus orígenes en una celebración en honor a la diosa griega Rea, La Biblia claramente nos invita a celebrar y honrar a nuestras madres…diariamente (Deuteronomio 5:16, Efesios 6:2).  Pablo, por ejemplo, celebra y honra a la madre y a la abuela de Tito por la manera en que ellas le enseñaron la fe a este joven (Tito 2:4-5). De hecho, la palabra griega que Pablo usa “philoteknos” se usa refiriéndose a un amor especial de crianza, apapachos, sacrificio tierno, amor sensible que la madre generalmente refleja.  Y nuestro Señor Jesucristo honra especialmente a Su madre en la Cruz (Juan 19:26). Celebrar el dia de las Madres es permisible y bueno (Romanos 14:5-8). Sin embargo, el Dia de las Madres toma muchos matices.

El Día de las Madres es un día cargado de emoción.  Para muchas, el dia de las madres es un dia de gozo y de celebración.  Para muchas otras es un dia lleno de agonía. Para otras es un dia de tristeza.  Pero Dia de las Madres 2020 será un dia diferente. Cada una de nosotras en lo íntimo de nuestras casas celebraremos o lamentaremos; cantaremos o lloraremos pero todas podemos, sin el ruido de las celebraciones externas, reflexionar y re-crear un dia que refleje más el corazón De Dios y que incluya todos esos matices que crean un mosaico de redención.  

Por gracia De Dios, uno de los matices más brillantes de este día es uno de celebración recordando el amor, la bondad, las risas y los abrazos recibidos por una madre conforme al corazón De Dios.  Muchas de nosotras tenemos madres que en total anonimato nos vieron pasar desde la edad de que nos salieron los dientes hasta la edad de la punzada. Pasando por noches sin dormir, enseñándonos a caminar, a hablar, a sumar y a manejar.  Madres que sin esperar nada nos lo dieron todo. Madres que en la gracia de Dios nos mostraron a Cristo. Con humildad silenciosa, La Biblia en mano y oraciones noche tras noche, nos enseñaron que la misericordia De Dios es la que da fortaleza en los momentos difíciles de la vida y El merecedor de alabanza en momentos de gozo.  Muchas de esas madres vivieron el llamado de Eva que fue llamada “madre de todos los vivientes” antes de haber sido madre (Gn. 3:20). Muchas de estas madres no tuvieron hijos y sin embargo, en su servicio y ejemplo criaron a la siguiente generación de fe; hombres y mujeres que hoy continúan criando a las siguientes generaciones levantadas en los hombres de grandes madres que vinieron antes que nosotras.  A esas madres biológicas, adoptivas o espirituales; gracias.

Pero el dia de la madre trae otro matiz; uno rojo que mes con mes traiciona con dolor en el corazón y un vientre vacío.  Un matiz que hace caer de rodillas en desesperación y tristeza por el buen anhelo de traer vida al mundo. El Dia de las Madres es doloroso pues trae tintes de infertilidad, tintes de adopciones que han tardado años y siguen sin respuesta, tintes de esperanza desvanecida.  Y sin embargo, con el corazón en la mano y un nudo en la garganta estas mujeres se levantan dia con dia para ponerse de rodillas ante un Dios que parece distante, entendiendo que El es soberano y que para Él no hay imposibles aun cuando esta oración parece escapar Su atención.  A estas mujeres que llevan el título madre en un corazon aun vacio, no están solas. Dios no te ha desamparado. Sus promesas de gloria futura permanecen en pie. El te ve, te entiende y aun en la infertilidad y su lucha tiene un plan. En aquel valle lleno de cardos y espinos, en aquella aflicción “leve y pasajera” está produciendo un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación aun si “leve y pasajera” no es como sientes tu sufrimiento.  Aunque no entendemos la profundidad de tu dolor, percibimos ese reflejo en tus ojos. Te vemos, nos dueles, y hoy oramos por ti.

El Dia de las Madres trae un tercer matiz; uno negro; lleno de luto por un bebe perdido.  El Dia de las Madres es uno para evitar pues trae recuerdos de una historia que pudo ser y no fue.  Tal vez fueron días o semanas que terminaron en un vientre vacío. Tal vez fueron meses o años que terminaron en un ataúd.  Este es un matiz que hace dudar el valor de su maternidad. Vale la pena celebrar El Día de las Madres? Si. Porque aunque tu maternidad terminó en dolor, Dios te eligió para ser madre y en esos momentos de maternidad terrenal cargaste, nutriste, sacrificaste y amaste a un ser con alma eterna.  Y paradas en las explicaciones teológicas de Romanos 1:20 y Deuteronomio 1:39, y 2 Samuel 12:23 sabemos que al final de nuestras vidas terrenales con fe en Cristo volveremos a ver a esos hijos perdidos y celebraremos nuevamente con ellos. A esas madres que llevan el velo de luto, no estas sola. Te vemos, nos dueles, oramos por ti y aunque tu no puedas celebrar este dia aun, con empatía y compasión te honramos y te celebramos.  

Dia de las Madres 2020 será uno como ningún otro pues nos da tiempo para reflexionar en los tintes de este dia y “gozarnos con las que se gozan y llorad con las que lloran” en esperas de que el Dia de las Madres del 2021 sea uno que incluya todos los matices y nos llene de esperanza en Cristo.  

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!