Pregunta: ¿Por qué nos pide nuestro Señor Jesucristo que nos dirijamos a Dios diciendo: “Padre nuestro”?
Respuesta: Para despertar en nosotros, desde el principio de nuestra oración, el respeto filial y la confianza en Dios, los cuales deben ser el fundamento de nuestra oración. Es a saber, que Dios ha venido a ser nuestro Padre por Jesucristo, y nos concede con mayor seguridad las cosas que le pedimos con fe, que nuestros padres nos otorgan la cosas de este mundo (a).
Versículos de apoyo: (a) Mateo 7:9-11; Lucas 11:11-13.

Para cada una de nosotras, la palabra “padre” produce pensamientos, sentimientos y emociones diferentes. Para algunas, trae un profundo dolor, pues tuvieron un papá ausente. Para otras, al haber crecido con un padre abusivo, la palabra les genera temor. Hay quienes asocian “padre” con amor, pues su papá siempre estuvo ahí cuando lo necesitaron. En mi caso, tuve el privilegio de tener un gran padre que amaba mucho a mi madre, a mi hermana y a mí. Lamentablemente, ya que vivimos en un mundo caído, falleció cuando yo tenía 18 años. Murió demasiado pronto. Para mí, hermana, la palabra “padre” trae a mi mente anhelo y dolor. La concepción que cada una tiene sobre la figura paterna hace que entender el increíble privilegio que tenemos de llamar a Dios así, Padre, sea realmente difícil. ¡Estudiemos juntas la pregunta 119 del Catecismo de Heidelberg y comprendamos profundamente esta hermosa palabra! 

Existe un consenso entre los psicólogos seculares sobre la importancia de un padre en la vida de un niño. Desafortunadamente, la revolución moral, el movimiento feminista y la confusión de género han llevado a una crisis en la que existe una gran ausencia de padres en nuestros países. Es una tendencia a la baja en donde, a menos que suceda un milagro, será muy difícil de cambiar. Esta realidad tiene terribles consecuencias. Por ejemplo, un niño sin padre tiene 4 veces más probabilidades de estar en riesgo de pobreza;  7 veces más probabilidades de experimentar un embarazo adolescente; 15 veces más probabilidades de sufrir abuso sexual; y altasprobabilidades de ser encarcelado y de abusar de sustancias.  Hoy, 1 de cada 4 niños se cría en un hogar donde hay un padre ausente.  Sin embargo, hermana, en medio de esta terrible perspectiva, abrimos la Biblia y encontramos un padre, el Padre, quien nos adopta en Cristo. Cuando lo conocemos, nuestras ideas y sentimientos preconcebidos hacia la palabra “padre” pueden cambiar. 

Cuando por gracia creemos en Cristo como Señor y Salvador, somos adoptadas en la familia de Dios. De ser huérfanas espirituales, nos convertimos en hijas amadas de un padre perfecto. En el sacrificio de Jesús descubrimos que nuestro Padre se deleita en nosotras y busca guiarnos, proveernos y amarnos. 

Un artículo publicado por Psych Central dice que un padre debe, primero: abrazar la responsabilidad de ser padre. ¡Dios lo hace! Él  te creó y te busca en Cristo para que regreses a Él y pueda protegerte. Dios siempre ha estado aquí, somos nosotras quienes huimos de Él. Segundo: estar presente. ¡Nuestro Padre omnipresente nunca está dormitando, enviando mensajes o demasiado ocupado para cuando lo buscamos! Él siempre está ahí, siempre a tu lado, listo para escuchar tu corazón. Tercero:responder a las necesidades. Dios, nuestro Padre omnisciente (es decir, que lo sabe todo) y todopoderoso, no solo está dispuesto, sino que puede satisfacer completamente tus necesidades.  Él no se va por el camino corto y te da el mínimo posible, por el contrario, “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?” (Ro 8:32). ¡Dios nos da lo máximo, lo más precioso, lo mejor!  Así que, cuando nos acercamos a Él pidiendo, nos da todo.  Ahora, como buen padre, Él no nos dará cosas que no necesitemos o que, en última instancia, sean malas para nosotras. Sino que, en el momento perfecto y de acuerdo con su voluntad perfecta, Él proveerá generosamente. Cuarto: orientar. ¿Cuántas veces no caminamos por el mundo preguntándonos cuál es la voluntad de Dios para nuestras vidas?Dios no está tratando de ocultar su voluntad para nosotras, todo lo que tenemos que hacer lo escribió en la Biblia: imitar a Cristo.  ¡Dios te guía para que tu vida lo glorifique y tu gozo sea abundante!

Querida hermana, no sé qué signifique para ti la palabra “padre”, pero sí sé que Dios te llama a ser su hijo en Cristo. Dios es el Padre perfecto y promete estar contigo siempre.  ¡No será abusivo y no se ausentará, no estará demasiado ocupado y no morirá!  Siempre presente, eterno, dispuesto y capaz. Hermana, hoy te desafío a estudiar en su Palabra y abrazar su paternidad. Oro para que encuentres en Él la figura paterna en la que tu corazón pueda regocijarse. 

____
Que te regocijes en nuestro Padre, Dios.
Reformadas.com 

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!