Hace un par de años tuve una intensa lucha con la ansiedad. Durante esa época me fue difícil explicar de dónde venía. Afortunadamente, tuve amigos y familiares que oraron por mí y estuvieron a mi lado durante todo el proceso. Parte sus oraciones fue que Dios me revelara el origen de la ansiedad. Después un tiempo lo descubrí. El problema estaba arraigado en la idolatría e incredulidad. ¡Sí, aunque no lo creas! Dios me había dado algo bueno y terminé convirtiéndolo en un ídolo. No estaba lista ni dispuesta a dejarlo ir. ¡Tenía muchísimo miedo de perderlo! Como no tenía el control, comencé a creer que Dios no era bueno. Estos pensamientos provocaron la tormenta perfecta para que la ansiedad se elevara a niveles extremos. Hasta que logré reconocer el origen y me arrepentí, Dios pudo mostrarme que es Él confiable, incluso con los tesoros que me da. Además, logré ver que, independientemente de lo que haga con las cosas que amo, Él sigue siendo bueno. Hermana, Oseas me recuerda a este periodo de mi vida. Dios utilizó la historia de este hombre y de su esposa para mostrarnos que la idolatría es igual al adulterio. Sin embargo, que pese a las consecuencias que este pecado merece, Dios sigue invitándonos a ser restaurados a través de la fe en Cristo. 

Recordemos que después del reinado de Salomón, Israel se dividió en dos reinos: el Reino del Norte (donde no hubo reyes buenos) y el Reino del Sur. Oseas fue un profeta del Reino del Norte que vivió en la misma época que Isaías y Amós. Este libro comienza narrándonos la historia del matrimonio de Oseas con Gomer. Ella era una mujer hermosa. Dios le dijo a Oseas que había sido llamado para casarse con ella. A Oseas le pareció una idea increíble y de inmediato obedeció. Pronto se casaron y tuvieron tres hijos. Los nombres de sus hijos eran simbólicos, pues contaban la historia de Israel.  El de su primer hijo, Jezreel, significa “Dios siembra”, y estaba asociado con el sitio donde el rey Jehú mató a mucha gente (2 R 9-10).  La segunda hija fue nombrada Lo-ruhamá, que quiere decir “no amada”. Su nombre hacía referencia a la falta de amor que Israel experimentaría a causa de su pecado. El nombre de su tercer hijo, Lo-Ammí,significa “no mi pueblo”, como en el castigo de Israel por parte de Dios.  

Tiempo después, Gomer le fue infiel a Oseas y terminó convirtiéndose en prostituta. A pesar de que Dios le dio un esposo fiel y amoroso, prefirió experimentar la pasión a través de las aventuras con sus amantes. No pasó mucho tiempo cuando Gomer dejó a Oseas y comenzó a vivir la narrativa de los nombres de sus hijos. ¡No puedo imaginar el dolor de Oseas! Sin embargo, Dios lo llamó a buscar a su esposa y a pagar las deudas que tenía con los hombres con los que se había acostado. Después la llevó a casa y renovó su compromiso con ella. 

Dios utilizó la vida de Oseas y Gomer, gente común y corriente, para referir lo que estaba pasando y lo que pasaría Israel. El pueblo de Dios había recibido la tierra prometida y la abundancia del amor de Dios en un lugar fértil. Pero ellos, sin valorar los hermosos regalos de Dios, se los ofrecieron a dioses como Baal. Así como el adulterio es causante del divorcio, Dios pudo haber elegido dejarlos para siempre. Pero Dios es fiel a sí mismo, y tal como lo prometió, renovaría su pacto con Israel. No obstante, eso no evitaría que sufrieran las consecuencias de su pecado en el terrible exilio de Asiria. Pero, hermana, ese no sería el fin, la esperanza futura a través de Jesucristo se haría realidad. 

Los siguientes capítulos son una explicación más profunda de tener una relación personal con Dios.  Lo que Dios buscaba era que su pueblo tuviera no solo un conocimiento superficial de Él, sino una relación profunda, como la que existe en un matrimonio cristiano fiel. Desgraciadamente, Israel le dio la espalda al adorar a otros dioses como Baal, Astarté, Quemos, y Dagón, justo como lo hacían las demás naciones. ¿¡Lo puedes ver, hermana!? ¡Israel le fue infiel a Dios! ¡Esos otros dioses se habían convertido en sus amantes! Además, los israelitas hicieron alianzas con otros reinos para protegerse de los asirios, olvidando que el Dios todopoderoso estaba de su lado y no había nadie que pudiera salvarlos. Si hubieran tenido una relación personal con Dios, hubieran permanecido firmes y confiando en Él sin temor alguno. En otra parte de Oseas, Dios explica que, aunque sus hijos le habían dado la espalda, Él los amaba. Así que, a pesar de las consecuencias venideras, su amor por ellos sería restaurado. Esta historia es muy similar a la parábola del hijo pródigo que encontramos en  Lucas 15:11-32. 

Los últimos capítulos describen cómo Israel fue infiel desde el inicio.  Un ejemplo claro es la historia de Jacob y Esaú. Jacob recibió la bendición del primogénito al mentirle a su padre Isaac (Gn 27). Ni hablar de las quejas y rebeliones de Israel en el desierto (Nm 12-21). Y, bueno, en 1 Samuel 12 vimos cómo Israel prefirió ser gobernado por reyes que por Dios. Hermana, al igual que Israel, somos incapaces de obedecer completamente los mandamientos de Dios. Estas historias son la prueba de nuestra insuficiencia para acercarnos a Él. La condición de pecado que tanto nos caracteriza siempre lo impedirá. A pesar de que Oseas los llamó al arrepentimiento, sabía que lo harían por un corto periodo de tiempo y que, eventualmente, volverían a sus caminos descarriados.  La verdad es que, así como paraIsrael, no hay esperanza de que nosotras seamos salvas por nuestras propias fuerzas. 

Dentro de todo este panorama hay una gran noticia: Dios siempre es fiel; Él prometió salvarnos. El versículo 14 del capítulo 4 dice: “Yo sanaré su apostasía, los amaré generosamente, pues mi ira se ha apartado de ellos.” No es lo que ellos harían por sí mismos para salvarse, sino la gracia de Dios que restauraría su corazón endurecido y lo convertiría en un corazón de carne que amaría a Dios profundamente debido al perdón total del pecado a través de la gracia salvadora de Cristo (Ez 36:26).

El mensaje de este libro es simple: jamás podremos tener una relación con Dios mientras vivamos en pecado (Ro 3:23). Somos insuficientes para hacer lo que Dios requiere, que es que seamos santas, limpias y apartadas.  Simplemente no podremos reunir suficiente fuerza para seguirlo con integridad.  A menos de que Dios intervenga, a menos de que Dios nos dé gracia, no podremos restablecer ni restaurar la relación rota con Dios porque somos pecadoras.  Pero, hermana, ¡en Jesús tenemos esa gracia! ¡En Jesús tenemos ese perdón! ¡En Jesús tenemos una relación restaurada con Dios!  Gracias a Cristo tenemos al Espíritu Santo y Él nos da poder para caminar en obediencia.  Es gracias a Jesús que podemos leer la Biblia y entender que el amor de Dios es más poderoso que nuestro pecado; que cuandonos arrepentimos y lo buscamos, Él nos restaurará.  Esta es la verdadera esperanza que Dios nos da en medio de las consecuencias de vivir en un mundo caído. 

VIVE

1. Si fueras Oseas, ¿cómo te sentirías al enterarte que tu esposa se fue y ahora es una prostituta?  (Tal vez hayas pasado por algo similar. Lo siento muchísimo.). 

2. ¿Estarías dispuesto a perdonar y a buscar restauración?

3. Siendo honesta, ¿has abandonado a Dios por ir en pos de otros dioses?

4. ¿Qué verdades te enseña Oseas acerca de quién es Dios y de su amor por ti?

LIDERA

1. Apoyándote en la vida de Oseas, ¿cómo le explicarías a alguien que ha cometido pecados horribles que Dios lo puede perdonar?

2. ¿Cómo podrías explicar la necesidad del arrepentimiento en la vida de algún hermano en Cristo?

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!