Pregunta: ¿Qué nos enseña el tercer mandamiento? 
Respuesta: Que dejemos de blasfemar (a) o profanar el nombre de Dios por medio de falsos juramentos (b) y maldiciones (c), y aún inútiles juramentos; que no nos hagamos partícipes de tan horrendos pecados al callar cuando los oigamos (d). En una palabra: que no empleemos el santo nombre de Dios, más que con temor y veneración (e), a fin de que Él sea rectamente confesado (f), invocado (g) y glorificado por nuestras palabras y hechos (h).
Versículos de apoyo: (a) Levítico 24:15, 16. (b) Levítico 19:12.(c) Mateo 5:37; Santiago 5:12. (d) Levítico 5:1; Proverbios 29:34. (e) Jeremías 4:2; Isaías 45:23. (f) Mateo 10:32; Romanos 10:9, 10. (g) Salmos 50:15; 1 Timoteo 2:8. (h) Colosenses 3:17; Romanos 2:24; 1 Timoteo 6:1.

Cuando Sam y yo descubrimos que estaba embarazada,inmediatamente comenzamos a pensar en nombres.  Queríamos elegir uno que fuera fuerte y significativo para que alentara a nuestro bebé a lo largo de su vida, lo fortaleciera y arraigara enDios. Al mismo tiempo, buscábamos que pudiera conectarlo con sus familias y con sus raíces, así que hicimos listas. Durante un tiempo estuvimos buscando en internet, preguntando a amigos y, después de pensarlo mucho, por fin elegimos el nombre para nuestro bebé. Tal vez te estés preguntando por qué era tan importante. Bueno, porque su nombre se convertiría en una representación de quien sería.  Su nombre sería parte de su identidad. Lo mismo pasa con Dios y su nombre.  Su nombre es quien es y, en consecuencia, no debemos tomar su nombre en vano.  Estudiemos la pregunta 98 ​​del Catecismo de Heidelberg para conocer la razón. 

El nombre de Dios es santo.  Su nombre es parte de su ser, es su identidad. El nombre de Dios abarca su naturaleza y su poder.  Éxodo 3:14 nos dice que su nombre es “YO SOY QUIEN SOY”; hayah: ser.  Siempre existente, sin fin, eterno, soberano; todo esto es Dios. Su nombre lo identifica; es quien Él es, no podemos separarlos. Pero, ¿por qué hemos dicho que su nombre no debe tomarse en vano? 

Para empezar, definitivamente significa no burlarse de su nombre.  Hoy en día, Jesús se ha convertido en una maldición genérica.  La gente usa su nombre como insulto, como un manto para la desilusión, la burla, el desconcierto, etc. El jurar en su nombre, incluso sabiendo que no planeamos cumplir la promesa que hicimos, ni siquiera se toma en cuenta.  Todo esto es, sin duda, tomar su nombre en vano. Obviamente, este tipo de comentarios los encontramos en televisión, redes sociales y en el lenguaje de los incrédulos.  Usualmente, nosotras no usamos su nombre de esa manera, pero, ¿qué más puede significar “no tomar su nombre en vano” para nosotras como creyentes?

El verbo “tomar” viene de “nasa”, “llevar” y significa “levantar”.No tomar el nombre de Dios en vano también significa conducirnos de manera digna de ser llamadas cristianas.  Es más que solo hablar respetuosamente.  Como cristianas, por la gracia de Dios, hemos profesado fe en Cristo para nuestra salvación, hemos sido adoptadas y, por lo tanto, llevamos su nombre (1 Jn 3: 1-3).

La forma en que hablamos de nuestro Padre, de lo que pensamos acerca de Él, y la manera en que actuamos como hijas de nuestro Padre, importa.  No tomar su nombre en vano es pensar y vivir de una manera que, como cristianas, lo honremos en todo lo que pensamos, decimos y hacemos.  Somos sus embajadoras (2 Co 5:20), sus representantes, sus hijas; ¡actuemos con el fin de no llevar su nombre en vano!

Así que, como ves, hermana, tomar el nombre del Señor en vano abarca más que nuestras palabras, abarca nuestras vidas.  Termino esta enseñanza y quiero preguntarle: ¿qué aspecto de tu vida no toma el nombre de Dios de manera honorable?  Y en esos aspectos, ¿te arrepentirás y comenzarás a llevar su nombre de una manera que lo glorifique y muestre a los demás lo grande que es?

__ 
En fe.

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply