Cuando te mudas de ciudad o país, tienes que reconstruir tu vida por completo. Desafortunadamente,tu familia, tus amistades, tu iglesia, tus lugares favoritos y todas esas cosas que te son conocidas se quedan en su lugar mientras tú comienzas de cero.  La historia de Esdras es exactamente eso, un cambio dramático. El llamado al arrepentimiento y el paralelismo entre la reconstrucción de una ciudad y la vida de sus habitantes después de que las consecuencias del pecado arrasaran con todo son algunos de los  mensajes principales de este libro. Exploremos juntas Esdras y descubramos cómo aplicar sus enseñanzas en nuestra vida. 

Desde el inicio, Esdras destaca el hecho de que Dios comenzó todo. En el versículo uno del primer capítulo sabemos que el Señor agitó el espíritu de Ciro para proclamar el edicto que permitió que los judíos esclavos de Babilonia regresaran a Jerusalén, su tierra, a reconstruir el templo de Dios. Al igual que con nuestra salvación y arrepentimiento, Dios es quien inicia todo. Sabemos, hermana, que no podemos reunir suficiente amor y voluntad para regresar Él, Dios es quien nos llama primero. 

Durante esta nueva etapa de Israel, todo el pueblo judío fue invitado a volver a su tierra, sin embargo, no todos quisieron atender el llamado. De hecho, en el capítulo dos, Esdras nos da la lista de los exiliados que regresaron a Jerusalén. Los israelitas ya habían construido casa y tenían éxito en Babilonia, ¿¡cómo iban a dejar su comodidad y estabilidad para obedecer a Dios!? La idea de dejarlo todo  y volver a empezar en un país lleno de incertidumbre era algo quedefinitivamente no les interesaba. Hoy en día, seguimos viendo que pocos obedecen el llamado de Dios. A veces, con solo pensar en dejar la comodidad del pecado en la que vivimos, resulta imposible.  No obstante, sabemos que el costo de no seguir el llamado de Dios es más alto que el de perderlo todo y comenzar desde cero.

Zorobabel, quien era parte del linaje de David y, por lo tanto, el rey, estuvo a cargo del grupo de judíos que regresó a Jerusalén. Lo primero que hicieron al llegar, en medio de la ciudad devastada, fue construir un altar para ofrecer sacrificios. Recordemos que los sacrificios les permitían ser santos y separados de Dios. A través de ellos, regresaban en arrepentimiento al Señor y se consagraban a Él. A mí me recuerda al último sacrificio, el de Jesús. Cuando nos acercamos a Dios en arrepentimiento y ponemos nuestra fe en el sacrificio de Cristo, el Espíritu Santo nos permite llevar una vida en santidad. 

Después de dejar el altar listo, el pueblo de Dios finalmente comenzó a reconstruir el templo donde moraba la presencia del Señor. No todo fue tan fácil como creemos. Al principio, sus enemigos intentaron unirse a ellos para ayudarlos en la reconstrucción, pero como se les prohibió hacerlo,  trataron de desalentarnos y sobornarlos para detener su trabajo. 

Hermana, como creyentes, siempre enfrentaremos oposición. Algunas veces será en forma de ser aceptadas siempre y cuando nos sometamos al estilo de vida del mundo y no a la Palabra de Dios. Vivirás escuchando comentarios como: “Me alegro que estés siguiendo a Jesús, pero, ¡por favor!, ¡no te vueltas tan radical con el tema de la obediencia!”, “¿Estás segura que la Biblia dice eso? Yo no creo. Seguramente significa algo más…”, “¡Esos cristianos siempre tan intolerantes y anticuados! ¡Vivimos en el siglo XXI! ¡¿Cómo pueden pensar así?!” Al igual que en los tiempos de Zorobabel, la lucha contra la oposición será parte de nuestro día a día. Así que, hermana, ¡alerta! ¡Dios está contigo y te ayudará a mantenerte firme!

Por la gracia de Dios, Zorobabel y sus seguidores terminaron el templo y pudieron celebrar la Pascua. Lograr su meta los motivó muchísimo a recordar que, aun cuando hubiera problemas, Dios sería fiel y confiable. Nada ni nadie podría contra ellos mientras el Señor estuviera de su lado. A nosotras, la fidelidad de Dios con Israel debe recordarnos la esperanza que tenemos en Cristo y la capacidad de hacer su voluntad a través del Espíritu Santo. 

La nueva generación de israelitas estaba encantada y agradecida por el nuevo templo, sin embargo, los que pertenecían a la generación anterior, estaban tristes al ver que el nuevo templo no tendría nunca el resplandor que caracterizaba al primero. Hermana, la realidad es que reconstruir cualquier cosa es extremadamente difícil, pero no cedamos ante la tristeza o frustración. Debemos tener siempre presente que la obediencia a Dios es indispensable. Aun cuando parezca que el nuevo proyecto es “menos” que lo que teníamos antes, no olvidemos que Dios tiene un plan perfecto. La obediencia a Dios es un acto que demuestra nuestra confianza en Él y que nos llena de gozo sin importar el resultado. 

La segunda parte del libro nos presenta a Esdras, quien era un escriba y un sacerdote enviado con la segunda ola de exiliados por el rey Artajerjes. Esdras no solo quería la reconstrucción de Jerusalén, también buscaba una renovación espiritual en el corazón de los israelitas. Lo más importante que la vida de Esdras nos enseña es su amor por el Señor a través del estudio la Palabra de Dios, la oración, el ayuno y el cumplimiento de sus promesas.  

Hermana, ser cristiana no significa leer la Biblia y ya. De hecho, personas no creyentes la leen como un libro histórico interesante y nada más. Debemos tener claro que el testimonio de nuestra creencia en Dios proviene de nuestra fiel obediencia a su Palabra. Esdras pudoguiar a otros  a Dios porque lo conocía íntimamente, amaba a su Padre y a su prójimo. 

Hermana, cuando leemos la Biblia, Dios cambia nuestro corazón; cuando somos obedientes, nos parecemos más a Cristo. La gente te preguntará sobre Jesús cuando vea que eres alguien diferente y que vives en gozo. Dios comienza a agitar el espíritu de la gente para escuchar su llamado mientras nos usa como un medio para testificar sobre su amor. Así es como la restauración en otros inicia, así es, hermana, como el Evangelio transforma. ¡Permitamos que nuestra vida sea un instrumento de Dios! 

Por último, los capítulos 9 y 10 nos cuentan sobre las reformas que Esdras creó y llevó a cabo. Nabucodonosor había dejado en Jerusalén gente pobre, discapacitada y, a su parecer, inútil. Así que, tanto ellos que no fueron exiliados como quienes habían regresado vivían en completo pecado. Ambos grupos habían buscado otros dioses y era necesario un cambio radical. Esdras leyó la Biblia, ayunó, oró y le enseñó a Israel la Palabra de Dios. Le mostró que Dios lo estaba llamando a vivir en santidad y lo exhortó a confesar sus pecados, a arrepentirse y a comenzar el doloroso pero necesario proceso de restauración. 

El libro de Esdras, hermana, es la historia de un pueblo que, al igual que nosotras, volvió a Dios. El proceso es el mismo: Dios inicia y nosotras obedecemos.  Confiamos en que, incluso en los dolores de la restauración, Él siempre será bueno y estará presente. Hermana, ¡no lo olvides! ¡Dios tiene el poder de convertir las cenizas de tu vida en algo hermoso! 

VIVE

1. ¿Qué tipo de oposición has enfrentado por seguir a Cristo?  ¿Cómo te alienta el libro de Esdras a perseverar?

2. ¿Qué parte de tu vida ha sido destruida a causa del pecado? ¿Cuáles son los pasos que siguió Israel para volver a Dios y comenzar la restauración?

LIDERA

3. ¿Cómo puedes alentar a alguien que está pasando por tiempos de restauración a continuar y a confiar en Dios?

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!