¿Alguna vez has pensado en darte por vencida porque sientes que el tratar de hacer las cosas bien trae pocos resultados y ves que a los que utilizan atajos les va mejor? Esto era exactamente lo que sentían los israelitas. Malaquías 2:17 concluye este capítulo con las siguientes palabras: “Has cansado al Señor con tus palabras. Pero dices: “¿Cómo le hemos cansado?” Diciendo: “Todo aquel que hace lo malo es bueno a los ojos de Jehová, y se deleita en ellos.” O preguntando: “¿Dónde está el Dios de justicia?” Israel había cansado a Dios al pensar que los que los que hacian el mal y prosperaban materialmentetenian la bendicion de Dios y al querer tener esa prosperidad se apartaban de la ley de Dios y tomaban atajos y comprometian su posición moral. También confundian la paciencia de Dios pensando que nunca habria juicio porque Dios no veia lo que estaba pasando.

Si soy honesta, esto es lo que siento muchos días. Veo a gente en la industria del entretenimiento o en los negocios y siento como que aquellos que no creen en Dios prosperan y nunca tienen ningun tipo de problema graves. Siento que como ser Cristiana tiene un montón de “tengo que hacer” y que la recompensa es poca. Siento como que estoy perdiendo… Ejemplos de esto pululan: La película Wall Street (1987), donde Gordon Gekko dice que “la codicia es buena” y veo que la frase se convierte en una verdad para inversionistas expertos y sofisticados: o cuando Kim Kardashian publica una foto desnuda con un hashtag “liberada” y las mujeres conservadoras de todo el mundo tienen la sensación de estar “enjauladas” y de ser anticuadas por lo que ceden y se toman tambien selfies desnudas, o cuando Hugh Hefner se muere y alguien que ayudó a degradar a las mujeres y hacer de la pornografia algo “normal y aceptable’ se convierte en un héroe cultural, o cuando ….. Siento como que aquellos que tienen más probabilidades de éxito son los que comprometen una y otra vez la moral Biblica y que nunca hay una gran consecuencia. Y cuando me canso y tomo esas mentiras por verdad, lenta pero certeramente mi tiempo devocional con Dios disminuye hasta que desaparece y comienzo a ver novela tras novela y comienzo a querer ser como la heroína de la serie y empiezo a querer tener la casa perfecta y mi cuerpo comienza a sentirse obsoleto asi que me veo al espejo descontenta y trato de hacer dietas locas para ser lo que la sociedad dime bueno y empiezo a gastar el dinero que estaba ahorrando para una causa noble en mí para encontrar mi gloria y pienso que esto es normal porque todo el mundo lo está haciendo y Dios es tan anticuado que justificomis acciones facilmente y de repente me despierto y me encuentro deprimida, desesperada, desesperanzada y perdida.

Pero con el capítulo 3:1-5 vemos que Dios no nos deja allí sino que Él nos da las respuestas que necesitamos saber para alentarnos cuando estamos cansadas. Él promete que de repente El estará en Su templo. Él promete a alguien que nos refinará como oro y plata para presentar ofrendas de justicia al Señor y que aquellos que no temen al Señor serán juzgados. El nos promete y nos da a Jesus.

Así que hermanas, debemos alegrarnos porque Dios ha dado a Su hijo para morir por nuestros pecados y perdonarnos. Su vida, muerte y resurrección deben darnos consuelo, gozo y paciencia, porque en Él somos perdonadas y amadas. Él se deleita en nosotros tanto que cuando traemos ofrendas Él se complace en nosotros porque Él ve a Su Hijo en nosotras. Y aunque “hacer el bien” requiere de todo nuestro esfuerzo, Él ya lo ha hecho. Versículos como Gálatas 6: 9 “Y no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo cosecharemos, si no nos damos por vencido” nos promete que aun cuando no lo veamos, en Su tiempo perfecto vamos a cosechar. Y eso que cosecharemos es mucho mejor que cualquier cosa por la que luchamos en esta tierra…Hermanas, lo que cosecharemos sera vida eterna en el Cielo a Su lado (Apocalipsis 22: 4)! Filipenses 2: 12-13 nos dice: “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, así ahora, no sólo como en mi presencia sino mucho más en mi ausencia, desarrollad vuestra salvación con temor y temblor, porque es Dios que trabaja en ti, tanto para querer como para trabajar por su buena voluntad “. Esto nos alienta pues lo que consideramos imposible y duro de hacer requerirá de todo nuestro esfuerzo, pero Él ya lo ha hecho y en Su fortaleza lo podemos hacer.

Finalmente, Él también nos amonesta y nos recuerda que, aunque Él es paciente y todavía no ha juzgado la maldad, pronto viene un día cuando Su juicio será impartido y ese será un día de terror para aquellos que no le temen, para aquellos que han pensado en Dios como no santo y por lo tanto han hecho el mal en lugar de arrepentirse humildemente, para aquellos que no se regocijan en seguir a Jesús, sino que siguen su instinto y buscan su comodidad y su gloria (Romanos 2: 6, 2 Corintios 5:10, Apocalipsis 20:10). Y en aquel día, también nosotros, postrados ante Su trono, revestidos de la justicia de Jesús, cosecharemos lo que tranquilamente, pacientemente y aunque no perfectamente, confiadamente hicimos en Su fortaleza y para Su gloria. Así que hermana, se altentada. Servimos a un Dios bueno, Santo y Verdadero que nos ama y sabe que nuestro gozo hoy y en la eternidad y Su gloria van de la mano. ¿Te unirás a mí para pedirle que nos persevere juntas en Su convicción?
____

Soli Deo Gloria! #cautivadaenSugracia

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply