Imagina un mundo en donde todos luchan por ambiciones egoístas. Imagina un mundo en donde la humanidad va contra todo lo que Dios ha establecido. Imagina un mundo en donde lo incorrecto es aceptado como correcto y en donde todos hacen el mal. Imagina a un mundo en el que, cuando tratas de hacer lo que es correcto ante los ojos de Dios, eres perseguido. Ahora imagina que vives en ese mundo y estas intentando seguir a Dios y Sus mandamientos. ¿Qué harías? Este es el mundo donde vivía el remanente descrito en Malaquías 3: 16-18 y esto es lo que ellos hacian. “Entonces los que temieron a Jehová hablaron el uno con el otro. El SEÑOR les prestó atención y los escuchó, y un libro de recuerdo fue escrito delante de él acerca de los que temieron al SEÑOR y estimaron su nombre: “Serán mías, dice el SEÑOR de los ejércitos, en el día en que compongo mi preciada posesión , y los ahorraré como un hombre ahorra a su hijo que lo sirve. Entonces veréis una vez más la distinción entre los justos y los impíos, entre uno que sirve a Dios y uno que no le sirve. “(Malaquías 3: 16-18) Para sobrevivir a esta sociedad hostil, se congregaban y hablaron entre sí. Se reunieron y se alentaron unos a otros con la Palabra de Dios. Ellos comprendieron las implicaciones eternas de seguir a Dios y aun cuando se cansaban de que otros se burlaran de ellos o de que eran perseguidos el estar el uno con el otro los llenaba de esperanza. Abrian la Palabra Viviente de Dios, compartian sus cargas y oraban el uno por el otro, adoraban en canto y en salmo, compartian lo que tenían entre ellosí y regresaban a sus vidas normales y duras para hacer lo que era correcto en el amor y la fotaleza de Dios. Imagína cuán indefensos pueden haberse sentido. Imagínalos tratando de irse a dormir y saber que ir contra el flujo de la sociedad haiendo lo que es correcto para Dios tenia poco impactoen la sociedad que les rodeaba. ¿No te desanimarias? Yo si.

Pero Dios … Él prestó atención y los escuchó y los recordó y les hizo una hermosa promesa. Sí, Dios prestó atención y vio lo que estaba pasando en sus corazones y en sus vidas y Él escribió un libro de remembranza. Un libro en donde cada detalle de cada persona que lo seguía fue registrado … y todos los que siguieron a Dios, incluso cuando estaban desanimados, incluso cuando la gente se burlaba de ellos y los perseguía eran contados como su preciada posesión, como Sus joyas, como Su tesoro especial.

Ahora déjenme contarles sobre estas joyas. Cuando vas a una joyería tienes dos habitaciones. La sala delantera tiene las joyas que todo el mundo ve y que quieren vender lo antes posible. Puedes tocarlas y probartelas y compararlas entre sí y se producen masivamente en alguna fabrica. La tienda necesita que estas joyitas se vendan y salgan de su tienda tan pronto como sea posible asi que reducen los precios para deshacerse de ellas. Pero la sala de atrás es donde hay guardias armados que protegen cada joya preciosa. Alli cada joya tiene su propia luz y cada una tiene su propio lugar. Ell dueño de la tienda las limpia personalmente todos los días cada una recibiendo el cuidado especial y único que cada joya necesita. El dueño de la tienda viene personalmente y con orgullo irradiante las ensena y da una explicación del lugar de origen de cada joya, explica el porqué es especial, cómo fue hecha y nadie, excepto el y con guantes especiales, puede tocarlas. El las conoce personalmente y se regocija en cada una de ellas. ¿Ves la distinción entre las joyas de la sala delantera y las de la habitación de atrás?

La sala trasera es cómo Dios ve a Sus hijos, a aquellos que le siguen de todo corazón, a aquellos que oyen Su voz y la siguen a pesar de vivir en un mundo donde el hacer bien es mal visto y hacer el mal es aplaudido. Dios se regocija y se enorgullece de sus hijos que siguen a Dios confiadamente a pesar de vivir en un mundo que ha descartado a Dios. Y en esa oscuridad estas joyas brillaban más y eran un recordatorio fiel del Dios siempre presente.

¿Ves? El fiel remanente en el tiempo de Malaquías y el fiel remanente en nuestro tiempo vivian en condiciones muy similares … una sociedad sin respeto hacia Dios, una sociedad donde lo que era descaradamente malo era considerado la nueva norma, una sociedad que se burlaba de la Palabra de Dios y la consideraba anticuada y pasada de moda. Ellos sobrevivieron porque sabían que hay poder en Jesús y en seguirlo incluso cuando el impacto que ellos pueden tener en su sociedad es mínima. Ellos sobrevivieron porque sabían que La Palabra Viviente de Dios es la voz de Dios hablandole a cada generación, exhortando y alentando a cada una de Sus joyas preciosas. Y por último, sobrevivieron porque tenian el uno al otro. Se reunian como una comunidad de creyentes para escuchar la Palabra, para orar y para ser alentados y cuando regresaban a sus hogares en sus diferentes naciones estas Joyas de La Corona brillaban intensamente en un mundo oscuro.

Así que hermana, donde quiera que estés hoy, animo! Él te ve y conoce tu situación. Animo! Él se deleita en verte brillar. Animo! Porque no estas sola. Te ha dado una comunidad de creyentes allí mismo, donde estass, para animarte y apoyarte, para que Su gloria resplandezca y otros puedan volver a Él y brillar Su luz también. ¿Orarás por tener paciencia perseverante hoy?


Para Su gloria! #cautivadaenSugracia

Salime

Salime

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply