Pregunta: ¿Por qué llama Cristo al pan su cuerpo y a la copa su sangre, o el Nuevo
Testamento en su sangre, y Pablo al pan y al vino la comunión del cuerpo y sangre de Cristo?
Respuesta: Cristo no habla así sin una razón poderosa, y no solamente para enseñarnos que así como el pan y el vino sustentan la vida corporal, su cuerpo crucificado y su sangre derramada son la verdadera comida y bebida que alimentan nuestras almas para la vida eterna (a), más aún, para asegurarnos por estas señales y sellos visibles que por obra del Espíritu Santo somos participantes de su cuerpo y sangre tan cierto como que tomamos estos sagrados símbolos en su memoria y por la boca del cuerpo (b). También, que su pasión y obediencia son tan ciertamente nuestras como si nosotros mismos en nuestras personas hubiéramos sufrido la pena y satisfecho a Dios por nuestros pecados.
Versículos de apoyo: (a) Juan 6:55. (b) 1 Corintios 10:16.

Hermana, Dios no para de asombrarme. Él es soberano y, en su soberanía, a lo largo de lahistoria, ha tomado todo para mostrar al mundo su plan de salvación. La Pascua y la última cena o la Comunión de los santos nos ensenan el nuevo pacto, el Evangelio. Así que hoy, mientrasestudiamos la pregunta 79 del Catecismo de Heidelberg, veremos la magnífica mano de Dios que abarca todo para que entendamos la salvación en sí mismo. ¡Empecemos! 

Durante la Pascua en Egipto, Dios dio instrucciones muy específicas sobre cómo y qué comeresa noche: cordero, hierbas amargas y pan sin levadura (Ex 12:1-14). En una Pascua judía tradicional también habría habido 4 copas de vino, lo que históricamente representaba una expresión de esperanza en las promesas de liberación que Dios había hecho en Éxodo 6:6-8. Aunque no sabemos el orden exacto de la Pascua que Cristo celebró, entendemos que todos los elementos descritos en Éxodo estuvieron presentes. Los discípulos siempre habían celebrado la Pascua de manera anual, pero esta vez sería diferente, habían escuchado de la voz de Juan que Jesús era el Cordero de Dios (Jn 1:29). ¿Te imaginas cómo fue? Jesús y sus discípulos disfrutaban la celebración de la Pascua. Frente a su mesa, un cordero servido con hierbas amargas, acompañado de pan y copas de vino. Jesús bendecía la comida probablemente recitando algunas oraciones tradicionales. Luego de hacer una limpieza ceremonial, Jesús tomó el pan y, sin esperar nada nuevo, lo partió como se acostumbraba. Sin embargo, pausó y dijo: “Tomen, coman, esto es mi cuerpo…” (Mt 26:26). Después, probablemente durante la tercera copa, Jesús volvió a hacer una pausa y enunció: “Beban, porque esta es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para el perdón del pecado” (Mt 26:27). Durante la primera Pascua, el cuerpo del cordero roto, su sangre derramada y salpicada alrededor de los postes de las puertas; ahora, estas eran las nuevas palabras de Jesús, del Cordero de Dios.

Sabemos que los discípulos realmente no entendieron de qué se trataba hasta después de la Resurrección. Ahora, cuando leemos el relato de la Pascua en Éxodo y la historia de la última cena en los evangelios, no podemos evitar conectarlo todo. ¡Jesús es el Cordero de Dios que toma el pecado del mundo a través de su cuerpo y de su sangre! En este nuevo pacto podemos estar seguras de que todas las promesas de Dios son verdaderas. Dios dijo en Éxodo 6: 6-8 que Él haría. Prometió sacar a su pueblo de Egipto, librarlo de la esclavitud y redimirlo. Les prometió llevarlos a la tierra prometida. Hermana, ¡Jesús lo continúa haciendo! Él nos ha sacado de la influencia del mundo y de la esclavitud del pecado. ¡Jesús nos ha redimido! Finalmente, Jesúsnos llevará a un lugar donde viviremos con Él para siempre.

Querida hermana, no conozco las circunstancias por las que estés pasando hoy. No sé si estés sufriendo o si estés regocijándote. Independientemente de dónde y de cómo te encuentres, recuerda los elementos que Dios utilizó en la Pascua y lo que simbolizan. La Comunión nos señala el cumplimiento de sus promesas, de las pasadas y de las que están por venir. Jesús continuará siendo fiel hasta el fin del mundo. Jesús redimirá tus circunstancias. Él te cuidará. Él te permitirá perseverar. Él estará a tu lado sosteniéndote. Él te dará fuerza. Él te satisfará con suamor. Jesús cumplirá cada una de sus promesas. Hermana, te invito a que nunca dudes de Él. Puedes estar segura de que Dios hará. Hoy oro y espero que estas palabras te sostengan mientras caminas en esta vida con la seguridad de un Dios que ha hecho, que hace y que seguirá haciendoen tu vida.

___
En su segura soberanía.

Reformadas

Reformadas

Soy Salime, la fundadora de Reformadas. Soy originaria de la CDMX. Ahí nací. Ahí crecí. Ahí conocí a Cristo. Y de ahi me saco Dios para llevarme a una gran aventura a Su lado. Por su gracia, Dios me ha permitido entender la importancia de conocerlo a través de Su Palabra y es por eso que funde Reformadas. A fin de que tu como yo, lo conozcas y aprendas a atesorar a Cristo a través de La Biblia y que así, juntas compartamos el gran mensaje de esperanza en Él a todas las naciones.

Leave a Reply

Join our Community

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias

You have Successfully Subscribed!